Estadísticas de la deuda externa
Chapter

12. Estadísticas de la deuda externa de los bancos y otros sectores

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
April 2004
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

12.1 En caso de que se mantengan los controles al endeudamiento externo, el banco central puede compilar información sobre el endeudamiento del sector privado a partir de la información que los prestatarios están reglamentariamente obligados a presentar a los efectos de la regulación, por ejemplo cuando solicitan aprobación para obtener préstamos del extranjero. También es posible que los bancos comerciales tengan la obligación de declarar las transacciones que los clientes del sector privado realizan con el extranjero. Sin embargo, a medida que avanza la liberalización de las transacciones financieras, con la consiguiente reducción del volumen de información exigida, se plantea la necesidad de crear métodos de recopilación de datos sobre la deuda del sector privado por otras vías. En este capítulo se considera la recopilación de información de los bancos y “otros sectores” en un régimen de liberalización de las transacciones financieras. El siguiente capítulo trata de la medición de la deuda externa consistente en títulos negociados.

12.2 Desde el punto de vista de la compilación de datos sobre la deuda externa, la información recopilada a nivel de cada instrumento de deuda proporciona al organismo estadístico la mayor flexibilidad para satisfacer las necesidades de los usuarios. De contarse con suficientes detalles sobre las características del instrumento, podrán combinarse de distintas maneras según los deseos del usuario (aunque las posibilidades podrían verse limitadas por el método que el organismo compilador utilice para almacenar la información). Además, al conocerse los detalles de cada instrumento por separado, es posible efectuar verificaciones minuciosas de la calidad. Sin embargo, para algunos compiladores la única alternativa realista es solicitar la presentación de datos agregados. En ese caso, el diseño del formulario de la encuesta reviste especial importancia porque debe procurar atender todas las necesidades de datos previstas (es poco probable que el formulario pueda modificarse con frecuencia, especialmente porque los encuestados formularán sistemas para compilar la información requerida) e incorporar elementos de control de calidad (por ejemplo, verificaciones cruzadas con los datos del propio formulario o con recopilaciones de datos afines). Si el formulario es demasiado engorroso, podría quedar comprometida la calidad, al planteárseles a los encuestados dificultades para suministrar la información necesaria.

12.3 Es indudable que, desde la perspectiva del compilador, la recopilación integral de datos es más difícil en el caso del sector privado que en el del sector público. Pueden surgir problemas como consecuencia de las limitaciones inevitables de las fuentes de información; por ejemplo, es posible que no resulte fácil obtener datos sobre atrasos consultando los balances generales, ni los datos de un calendario de servicio de la deuda. También puede resultar difícil hacer un seguimiento de ciertos sectores de la economía, como el de los hogares. En estos casos, se hace necesario ponderar la importancia y la pertinencia de los datos en función del costo que probablemente implique la recopilación y, cuando corresponda, el costo de las fuentes y métodos alternativos utilizados para producir datos de una exactitud y fiabilidad aceptables (como los que proporcionan los acreedores).

Bancos

Declaración de deudas

12.4 El sector bancario es una fuente importante de información sobre la deuda externa. Los bancos, estrictamente regulados en casi todos los países—y por lo tanto en general identificables desde el ángulo del organismo estadístico—deben declarar datos del balance a los bancos centrales o los organismos reguladores para fines de supervisión y política monetaria. Estos informes pueden constituir una importante fuente de información sobre la deuda externa pendiente de los bancos. La deuda externa incluye los depósitos de bancos no residentes en bancos nacionales, los depósitos de otros no residentes en bancos nacionales, y otros pasivos externos, como los bonos y los pagarés, así como otros títulos de deuda de propiedad de no residentes y emitidos por bancos nacionales. Las sucursales locales de bancos de propiedad extranjera se incluyen entre los bancos nacionales.

12.5 Es fundamental que los requisitos de declaración de información convenidos entre el banco central y los bancos comerciales tengan en cuenta la necesidad de contar con datos sobre la deuda externa. Si se plantea la posibilidad de modificar los datos que declaran los bancos, podría formarse un grupo de estudio integrado por expertos en estadísticas de la deuda externa y otras estadísticas externas. Debe prestarse especial atención a la definición de los pasivos (y activos) externos; para determinar cuáles son los pasivos y activos externos se deberá utilizar el concepto de residencia aplicable a la deuda externa y a la balanza de pagos (y no la nacionalidad o la moneda).

12.6 Sin embargo, es poco frecuente que los balances contengan suficiente información detallada sobre el vencimiento de los préstamos y los depósitos, y se necesitan más datos para calcular el calendario de pagos del servicio de la deuda del sector bancario1. La mejor forma de hacerlo es obtener y utilizar información sobre cada uno de los instrumentos de deuda externa. Si la entidad compiladora no dispone de estos datos, y según el tipo de pasivo de deuda, el compilador podrá estimar el costo proyectado de los intereses utilizando datos sobre el saldo de la deuda y tasas de interés representativas adecuadas, aunque se requiere algún tipo de indicación sobre el calendario de pagos para proyectar los pagos de principal.

Bancos extraterritoriales

12.7 Deberán recopilarse datos sobre la deuda externa de los “bancos extraterritoriales” e incluirlos en el saldo bruto de la deuda externa. Algunos compiladores sostienen que los bancos que se consideran “extraterritoriales” a los efectos de los controles cambiarios y otras regulaciones deberían excluirse de la cobertura de las estadísticas de la deuda externa porque estos bancos obtienen préstamos de no residentes y conceden préstamos a los mismos. En otras palabras, la deuda de los “bancos extraterritoriales” no está relacionada con la evolución de la economía nacional y no debería incluirse en dichas estadísticas. Sin embargo, aunque la compensación de saldos sea jurídicamente obligatoria en la jurisdicción de un país, la adopción de acciones legales por parte de terceros puede impedir que la institución bancaria local aplique su derecho de efectuar dicha compensación. En consecuencia, si los préstamos de los bancos extraterritoriales resultan incobrables, estos bancos de todos modos tendrán que hallar recursos para atender sus deudas. Sin embargo, como se señala en el capítulo 2, en algunas economías es necesario identificar por separado la deuda externa bruta (y los activos externos) de los “bancos extraterritoriales” residentes y otras “entidades extraterritoriales” debido a la posible magnitud de sus pasivos en comparación con el resto de la economía.

Otros aspectos

12.8 Además de las obligaciones registradas en el balance, el compilador podría considerar la posibilidad de recopilar datos sobre las garantías pendientes concedidas por los bancos. Los bancos garantizan las deudas de los prestatarios del sector no financiero, y aunque no constituyen deuda externa de los bancos, sino deuda de otros sectores, los datos sobre las garantías revisten cierto interés analítico. Aunque es probable que los datos sobre las garantías de los bancos solo abarquen parcialmente la deuda externa del sector privado, estos datos pueden ser útiles para efectuar comprobaciones cruzadas de los datos proporcionados por otros sectores.

12.9 El gobierno central y las empresas públicas a veces obtienen préstamos de bancos residentes y no directamente de prestamistas extranjeros. Los préstamos pueden estar denominados en moneda extranjera, y el prestatario final, no el banco comercial, asume el riesgo cambiario. Existe la posibilidad de que haya doble contabilización si el gobierno declara el préstamo en moneda extranjera como un pasivo externo al igual que el banco. Si el banco obtiene préstamos del extranjero, éste, y no el gobierno, ha contraído la deuda externa.

12.10 Además, otras entidades del sector privado pueden obtener moneda extranjera de bancos residentes, especialmente si el sector privado no bancario no puede obtener préstamos directamente del exterior (de modo que las autoridades puedan mantener un estrecho control sobre los flujos de capital). En estos casos, el compilador tiene dos fuentes de información: la entidad privada no bancaria (quizás valiéndose de los formularios de control cambiario) y los informes del banco. La fuente preferida es el banco, ya que éste ha contraído la deuda externa, y los registros de los bancos suelen ser más completos.

Otros sectores

Encuestas a las empresas

12.11 Si no se han establecido controles cambiarios globales, la mejor forma de obtener datos sobre préstamos y otra deuda externa de otros sectores es mediante una encuesta periódica de las empresas (incluidas las instituciones financieras no bancarias) que participan en las transacciones externas2. Normalmente se acumulan datos sobre las transacciones de la balanza de pagos, así como los ajustes de valoración, para estimar los datos sobre saldos que provienen de diferentes encuestas. En el apéndice del presente capítulo se explica la metodología para calcular estos datos.

12.12 Para lograr una cobertura amplia de la actividad externa, es necesario establecer y mantener un registro de empresas no bancarias que tengan o puedan tener un volumen sustancial de activos y pasivos externos. Sin un buen registro, podrían surgir graves discrepancias con respecto a la situación real. Pueden identificarse las empresas a través de los formularios de aduanas—ya que probablemente estas entidades realicen transacciones de crédito comercial—, y/o de los informes de balanza de pagos, utilizando, por ejemplo, un sistema que se base en la información de los bancos sobre cada una de las transacciones, y/o a través de las autoridades reguladoras, como la información mantenida por juntas de control o de inversiones externas. En el capítulo 14 se describe el método utilizado por la Oficina de Estadística de Australia; de este método se derivan otras pautas para establecer un registro, incluido el uso de información proveniente de asociaciones empresariales, artículos de periódicos, etc.

12.13 Al establecer un registro de empresas a las que se solicitará información, es sumamente importante coordinar la labor con la entidad encargada de compilar las cuentas nacionales, así como con el organismo encargado de compilar datos de balanza de pagos. Los compiladores de las cuentas nacionales y de la balanza de pagos no solo estarán interesados en la información sobre los pasivos externos, sino que también es posible que la entidad encargada de compilar las cuentas nacionales ya haya establecido un registro nacional centralizado de entidades declarantes y esté recopilando parte de la información requerida. También es posible que otras entidades hayan elaborado registros sobre determinados sectores—por ejemplo, empresas manufactureras, bancos, etc.—y que pueda establecerse un registro de la deuda externa llevando a cabo una encuesta “exploratoria” de todas estas empresas, a fin de identificar a las que tengan saldos de operaciones con el exterior.

12.14 Para determinar la población declarante, pueden utilizarse varios enfoques:

  • Censos: En que se incluye en la encuesta a todos los miembros de la población.
  • Recopilación de cobertura parcial: En que se incluye en la encuesta a todas las empresas que se sitúen por encima de cierto umbral en cuanto a tamaño (por ejemplo, capital nominal) u otras variables (por ejemplo, un volumen importante de actividades externas).
  • Muestra aleatoria: En que se incluye en la encuesta a empresas seleccionadas preferiblemente, de acuerdo con procedimientos rigurosos de muestreo, extrapolando aproximadamente los resultados para toda la población.
  • Muestra aleatoria estratificada: Procedimiento en que se agrupan los componentes de la población según el tamaño de la actividad específica, de forma que las empresas de estratos diferentes tienen diferentes probabilidades de selección. Normalmente, se trata de una recopilación de cobertura parcial conjugada con una muestra aleatoria, pero es un método más complejo que puede presentar un alto nivel de cobertura y ser al mismo tiempo relativamente eficaz en función de los costos.

12.15 Normalmente es preferible dirigirse a las empresas que realizan diversas actividades a nivel de grupo porque es posible que tengan una organización central que lleve a cabo las transacciones financieras externas del grupo. Además, al dirigirse a la empresa a este nivel, se reduce la carga de trabajo del compilador. Sin embargo, si las transacciones de financiamiento externo se llevan a cabo a través de varios centros en un grupo y/o si el grupo abarca más de un tipo de sector institucional (por ejemplo, un banco o una empresa no bancaria), deberán establecerse mecanismos para recopilar datos de cada centro, en consulta con la empresa.

12.16 La encuesta de empresas no bancarias debe incluir los préstamos de bancos no residentes, los valores emitidos en el exterior (a corto y largo plazo), los créditos comerciales y otros pasivos externos. Si se declaran datos sobre cada instrumento de deuda, podría incluirse información sobre el nombre del prestamista, el país y el tipo de prestamista, la moneda, el monto pendiente, la fecha de vigencia del contrato, la fecha de vencimiento del contrato, los pagos de principal programados, los pagos de intereses, las opciones de venta y la relación entre el prestatario y el prestamista. Podrían exigirse datos similares para los valores, aunque el prestatario no conozca la identidad del prestamista. Si bien esta información es detallada, la entidad debe poder contar fácilmente con estos datos para sus propios fines contables y, en la mayoría de los casos, debe divulgarse al público. Además, de ser posible, es preferible compilar los datos sobre los activos y pasivos en el mismo formulario de declaración, no solo porque la presentación en un balance es intrínsecamente coherente, sino también porque al prepararse datos de la deuda externa en un estado financiero sobre la PII, entre otras cosas, la atención se centra tanto en los activos como en los pasivos externos.

12.17 Al elaborar los formularios de declaración, una tarea esencial, aunque no fácil, es preparar instrucciones muy claras para completar los datos. Los diferentes encuestados deben comprender claramente el tipo de transacciones que deben declarar. De la experiencia de los compiladores se desprende que en la inmensa mayoría de los casos los formularios y las instrucciones de declaración deben ser lo más sencillos posible. La experiencia práctica demuestra que en todos los casos en que se preparan formularios e instrucciones complicadas, quizá para compilar una pequeña cantidad adicional de información, el compilador se siente decepcionado con la información recibida. En las instrucciones deben presentarse claramente los conceptos, la información que debe declararse y las personas a las que pueden formularse consultas en la entidad estadística, así como los números de teléfono y de fax, y las direcciones de correo electrónico, en caso de que el encuestado desee efectuar preguntas sobre los datos que han de declararse.

12.18 Se recomienda al compilador realizar pruebas con el formulario, es decir, distribuir el formulario a una muestra de encuestados para verificar si las instrucciones son claras y viables antes de ponerlas en práctica. Además, también es útil tanto para los encuestados como para la entidad compiladora organizar seminarios y cursos para explicar los requisitos de declaración a los encuestados, y en la Guía se recomienda esta práctica. El mantenimiento de un registro electrónico para llevar a cabo un seguimiento de los encuestados que hayan llamado y la fecha de la llamada, la persona de contacto, el número de teléfono, etc. proporcionará información que contribuye al buen funcionamiento de un sistema estadístico. A través de dicho registro puede establecerse una memoria empresarial en la entidad estadística.

12.19 Incluso en estos casos, es posible que las entidades privadas no bancarias se muestren más reacias que los bancos y el gobierno a declarar datos a la entidad compiladora. ¿Cómo “fomentar” la declaración de datos? Pueden tomarse por lo menos tres medidas importantes:

  • Como se señaló anteriormente, deberá establecerse una base jurídica en la que se fundamenten las encuestas, de forma que en última instancia el compilador disponga de algún medio para modificar la situación si el encuestado no está dispuesto a declarar datos. Sin embargo, en esa base jurídica deberá demostrarse claramente que todos los datos suministrados se utilizarán solamente con fines estadísticos, y esta declaración deberá ser respetada en letra y espíritu por la entidad compiladora. Es posible que las entidades no bancarias encuestadas no estén dispuestas a proporcionar datos si consideran que se compartirán con otras entidades.
  • Las necesidades de declaración de datos se comunicarán a otras unidades del gobierno que por razones de política tengan un interés en los activos y pasivos externos, y se alentará a éstas a que promuevan la necesidad de declarar datos adecuados siempre que sea posible cuando mantengan contactos con empresas privadas. La disponibilidad de datos más adecuados contribuye a la formulación de políticas más fundamentadas. En otras palabras, las autoridades deben incluir la idea de declarar datos adecuados dentro de sus objetivos de política en este ámbito. En muchos casos, las autoridades responsables de la política económica pueden ponerse en contacto con los directivos principales de entidades privadas y, por lo tanto, pueden transmitir el mensaje sobre la importancia de la declaración de datos adecuados a un nivel de mayor jerarquía que el que alcanzaría la entidad estadística.
  • La entidad compiladora, junto con otras entidades encargadas de compilar estadísticas, debe promover una “cultura de declaración de datos”. Ello no se logra fácilmente en un corto período de tiempo, y no solo debe abarcar los datos sobre la deuda externa o sobre el sector privado no bancario. Para promover una cultura de declaración de datos podrían adoptarse varias medidas, tales como reunirse con los posibles encuestados y examinar aspectos de interés común; elaborar formularios de declaración que se adapten de la manera más fácil posible a los sistemas de declaración y que no sean excesivamente complejos, y divulgar y promover el producto final en forma transparente. Si los datos se recopilan y compilan en forma eficiente y se estima que el producto es importante, es más probable que los encuestados del sector privado estén dispuestos a declarar datos.

12.20 Aunque se suministren los datos, ¿cómo puede confirmarse que son fiables? En primer lugar, si los datos se presentan en forma de balance, se aporta cierto grado de coherencia intrínseca. Además, si una empresa que cotiza en bolsa proporciona los datos, posiblemente podrán compararse las cuentas publicadas de la compañía con dichos datos3. En segundo lugar, siempre que sea posible los datos deberán compararse con los de otras fuentes. Por ejemplo, si las fuentes utilizadas son diferentes, los datos sobre transacciones pueden compararse con las variaciones de los datos sobre saldos. Los datos sobre el endeudamiento neto derivados de las cuentas de ingresos y gastos, o las cuentas de ganancias y pérdidas pueden compararse con la acumulación de activos y pasivos financieros netos, ya que las dos cuentas están interrelacionadas. Los datos sobre los ingresos podrían compararse con los datos sobre saldos para determinar si las tasas implícitas de rendimiento de los activos y pasivos son realistas. Los datos sobre los pasivos no bancarios frente a bancos extranjeros pueden compararse con las estadísticas bancarias internacionales del BPI, aunque es necesario tener en cuenta las diferencias conceptuales que existen entre los datos nacionales y los del BPI4. Algunas economías pueden solicitar periódicamente a los acreedores que verifiquen la situación de los préstamos concedidos a organizaciones del país, pero quizá los acreedores no residentes no estén dispuestos a facilitar información a organismos de gobiernos extranjeros si ésta se refiere a deudores privados.

Otros enfoques

Compañías de declaración directa

12.21 En el marco de las encuestas empresariales, otra posibilidad es establecer las denominadas compañías de declaración directa. Estas compañías constituyen una muestra representativa de empresas que participan en actividades externas y declaran a la entidad compiladora, en forma regular y con frecuencia, datos sobre transacciones y saldos frente a no residentes. Este enfoque, derivado de un sistema administrativo de control cambiario, podría establecerse eficazmente en un entorno parcialmente liberalizado. En algunos países, estas compañías se dividen en compañías de declaración directa “general” y “parcial”.

  • Las compañías de declaración directa general son compañías o grupos de empresas cuyo volumen de transacciones externas sobrepasa un umbral determinado en un período dado. En el caso de estas compañías, todas las transacciones externas, salvo algunas transacciones de inversión de cartera (como se verá más adelante) se incluyen en los informes que se presentan a la entidad compiladora, incluidos los flujos a través de las cuentas externas y la compensación. Es posible que no se haya establecido un umbral con respecto a las partidas que deban declararse. En los informes podrán figurar datos sobre la moneda, el monto, la naturaleza económica y el desglose geográfico de las transacciones. Los informes de estas compañías pueden no incluir los flujos y saldos relacionados con la gestión de fondos de inversión de cartera y con la renta de la inversión si estas transacciones se realizan a través de bancos comerciales residentes. En cambio, los datos sobre este tipo de transacciones y saldos son declarados por los bancos comerciales del país que participan en las transacciones en cuestión. Sin embargo, si estas transacciones se llevan a cabo o se mantienen directamente a través de cuentas externas, la compañía de declaración directa general deberá encargarse de declarar dichas transacciones porque es la única entidad que tiene conocimiento de estas transacciones o saldos.
  • Las compañías de declaración directa parcial son compañías que mantienen cuentas en el exterior o participan en acuerdos internacionales de compensación a través de los cuales se efectúan o reciben pagos. Estas empresas están sujetas a requisitos de declaración directa de datos cuando el total mensual de los pagos recibidos y efectuados a través de las cuentas sobrepasa el umbral acordado. Los informes de estas empresas son similares a los de las compañías de declaración directa general, pero solo abarcan los flujos y saldos a través de sus cuentas externas y las variaciones de los saldos dentro de estas cuentas. Las otras transacciones y saldos entre estas compañías y no residentes son declarados por el sector bancario residente.

Registros de préstamos externos

12.22 Algunos compiladores de datos sobre la deuda externa utilizan los llamados registros de préstamos externos para obtener datos sobre los préstamos recibidos por el sector no bancario. Estos datos, que suelen recopilarse con fines de control cambiario, facilitan el seguimiento de los préstamos de no residentes y de los valores no negociables emitidos frente a no residentes. Si se eliminan los controles cambiarios, los documentos administrativos contables elaborados con ese propósito pueden transformarse en documentos de declaración de datos con fines estadísticos. Los datos derivados de esta fuente suelen abarcar los préstamos entre empresas vinculadas (la empresa matriz y las filiales) y empresas no vinculadas, y el financiamiento se obtiene a través de bonos y pagarés internacionales, efectos comerciales y otros programas de emisión.

Seguimiento de la deuda a corto plazo y de los créditos comerciales

12.23 El seguimiento de la deuda a corto plazo—es decir, los préstamos con un vencimiento original de un año o menos—reviste mucha importancia porque un alto nivel de deuda a corto plazo puede hacer que una economía sea particularmente vulnerable a las variaciones de la situación del mercado y, en el caso de los créditos comerciales, puede tener un impacto importante en la actividad económica real5. Sin embargo, el seguimiento de estos pasivos es un proceso complejo porque, entre otros factores, se llevan a cabo muchas transacciones pequeñas en las que intervienen muchos participantes. En particular, si el comercio externo es relativamente grande con respecto a la producción total, es probable que haya muchas empresas que reciban créditos externos a corto plazo.

12.24 Los préstamos y los créditos comerciales a corto plazo podrían estar incluidos en el tipo de encuestas de empresas y otros enfoques descritos anteriormente. Si bien la compilación de datos desglosados por préstamo tiene sus ventajas, es probable que, por razones prácticas, solo se compilen datos agregados sobre la deuda a corto plazo del sector privado. Debido al gran número de transacciones involucradas y su corto vencimiento, posiblemente no sea fácil compilar la información sobre la deuda a corto plazo desglosadas por transacciones para todas las categorías de deuda a corto plazo.

12.25 Además, los responsables de la política económica quizá necesiten información detallada más actualizada para llevar a cabo un seguimiento detenido de la situación financiera a corto plazo de la economía. En el caso de los bancos, podrían incluirse informes diarios o semanales en los que figure información sobre las líneas interbancarias—el monto, el banco que las confirma, etc.—porque estas líneas constituyen la base del financiamiento externo y son sensibles a las variaciones de la solvencia percibida. También podría solicitarse a los principales prestatarios que preparen informes sobre el saldo mensual de los créditos comerciales, que incluyan los montos, la moneda, el país de la contraparte y el sector.

12.26 En el caso de los países que tienen sistemas de compilación de datos de balanza de pagos basados en la declaración de cada una de las transacciones por parte de los bancos, otra posibilidad es estimar el volumen de la deuda relacionada con los créditos comerciales acumulando las transacciones en los datos sobre la posición actual, teniendo en cuenta las fluctuaciones del tipo de cambio. Sin embargo, la principal desventaja de este enfoque es que quizá los bancos no identifiquen adecuadamente los créditos comerciales, o que tengan una cobertura incompleta. Por ejemplo, los bancos podrían identificar con mayor facilidad los nuevos créditos comerciales otorgados a los importadores que los reembolsos de dichos créditos, lo que indicaría un saldo de crédito comercial artificialmente elevado6. Además, podría omitirse el registro del comercio externo de mercancías financiado a través del crédito directo entre importadores y sus proveedores, ya que son transacciones que no entrañan pagos. Si bien puede resolverse este problema comparando el nivel de importaciones registrado por las aduanas con las cifras sobre los pagos de importaciones registrados a través de los informes de los bancos, sería necesario asegurarse de que las aduanas y los bancos adopten un enfoque coherente para clasificar y registrar las importaciones.

12.27 En el saldo bruto de la deuda externa, el comercio financiado o intermediado por un banco—por ejemplo a través del descuento de letras—no se clasifica como crédito comercial sino como un préstamo o un título a corto plazo. Sin embargo, en el capítulo 7 figura un cuadro para la presentación de todos los créditos relacionados con el comercio debido a la importancia que revisten para la economía real.

Instrumentos financieros derivados

12.28 En la declaración de datos sobre la deuda externa, el saldo de los instrumentos financieros derivados debe registrarse en cifras brutas y valorarse a precios de mercado. Sin embargo, cuando la Guía estaba preparándose eran pocos los países que tenían un sistema para cuantificar los saldos de instrumentos financieros derivados. Además, en algunos países es difícil registrar estos saldos debido a las normas contables vigentes para bancos y empresas, que no exigen que los saldos de instrumentos financieros derivados se registren en el balance o se valoren a precios de mercado.

12.29 En algunos países donde se dispone de información sobre saldos, ésta se basa en los informes periódicos de los principales participantes, en particular el sector bancario. De hecho, la información disponible indica que los mercados de instrumentos financieros derivados son muy concentrados y, por lo tanto, una encuesta de los principales bancos y compañías de inversión, que incluya información sobre las contrapartes de las operaciones sobre instrumentos financieros derivados, así como las principales empresas que obtienen préstamos del exterior, podría abarcar un volumen considerable de operaciones de residentes en instrumentos financieros derivados. Dada la complejidad de esta cuestión, al elaborar una encuesta sobre instrumentos financieros derivados, se recomienda coordinar dicha encuesta con las de las entidades encargadas de otras series de datos macroeconómicos, que también requieren información sobre dichos instrumentos. Asimismo, es importante recopilar datos sobre el valor de mercado de los saldos, ya que el valor de mercado determina el saldo de activos o pasivos del contrato de instrumentos financieros derivados. En el capítulo 7 figura un cuadro en el que se presentan los saldos nominales o hipotéticos de los instrumentos financieros derivados sobre divisas y, si tienen un volumen importante, los instrumentos financieros derivados sobre tasas de interés. Estos datos también podrían recopilarse.

12.30 A modo de ejemplo, en una encuesta sobre los saldos de los instrumentos financieros derivados, los compiladores podrían solicitar información analítica sobre:

  • Categoría del producto: Contratos a término (incluidos los futuros y los swaps) y opciones.
  • Categoría del riesgo: Tipo de cambio, tasa de interés y otros riesgos (de ser significativos, podrían desglosarse en productos, crédito y “otros”).
  • Información sobre la contraparte: Gobierno general, autoridades monetarias, bancos, otras instituciones financieras, otros residentes y no residentes.

12.31 Si bien en la Guía no se recomienda explícitamente recopilar datos sobre el valor nominal o teórico de todos los tipos de instrumentos financieros derivados, esta información puede utilizarse a efectos del análisis. Por ejemplo, el monto nominal o teórico indica en cierto modo el tamaño de las transferencias del riesgo que entrañan los instrumentos financieros derivados, mientras que, para comprobar la calidad, los datos declarados sobre la relación entre el valor de mercado y el nominal podrían compararse con la relación “normal” derivada de las estadísticas semestrales del BPI sobre las posiciones abiertas de instrumentos financieros derivados en el mercado mundial extrabursátil.

12.32 Los datos semestrales del BPI sobre instrumentos financieros derivados se compilaron por primera vez en junio de 19987. Estos datos abarcan los montos hipotéticos y los valores de mercado en cifras brutas de los saldos consolidados en instrumentos financieros derivados en los mercados extra-bursátiles mundiales de los principales bancos y agentes de los países del Grupo de los Diez. Se declaran cuatro categorías principales del riesgo de mercado: tipo de cambio, tasa de interés, acciones y participaciones en el capital, y productos básicos. Debido a que no se basan en la residencia, la utilidad de los datos del BPI para compilar estadísticas basadas en la residencia es limitada. No obstante, los datos del BPI permiten determinar el tamaño relativo y la importancia de los diferentes tipos de instrumentos financieros derivados y, como se mencionó anteriormente, de la relación entre los valores de mercado y los hipotéticos.

Inversión directa

12.33 La declaración de datos sobre la deuda externa incluye información sobre los pasivos de las empresas residentes de inversión directa frente a inversionistas extranjeros directos, y de inversionistas residentes directos frente a sus empresas de inversión extranjera directa. La medición de la inversión directa es un elemento integral de las estadísticas de balanza de pagos y de la posición de inversión internacional. Muchas economías tienen un interés particular en las actividades de inversión directa por los beneficios que esta actividad supuestamente proporciona a la economía. Por lo tanto, se recomienda que al compilar la deuda externa se utilice la información sobre la inversión directa que figura en la balanza de pagos y la PPI8. Es preciso evitar la doble contabilización de los valores, u otro tipo de deuda, en la inversión directa y en la categoría del instrumento. La inversión directa tiene prioridad; por ejemplo, un bono emitido por una empresa residente de inversión directa y de propiedad del inversionista directo extranjero se clasifica como inversión directa y no como títulos de deuda (es decir, equivalente a la inversión de cartera en la balanza de pagos).

Sector de hogares

12.34 Es difícil obtener datos sobre la deuda externa del sector de hogares. En muchas economías, el sector de hogares obtendrá préstamos principalmente de las instituciones financieras residentes debido, entre otras razones, a que está familiarizado con el sistema. Sin embargo, con las nuevas formas de comunicación y la posibilidad de anunciar productos a escala mundial, es posible que aumente la obtención de préstamos del exterior. A fin de recopilar información podrían incluirse preguntas sobre la obtención de préstamos externos en una encuesta sobre gastos, renta, y activos y pasivos financieros de los hogares.

12.35 En el caso de los países que se basan en un sistema de declaración de datos por parte de los bancos, a veces se establecen procedimientos específicos para captar datos sobre los activos y pasivos externos mantenidos por residentes frente a instituciones financieras no residentes, ya que estos saldos no se incluyen en las declaraciones de los bancos residentes. De acuerdo con estos procedimientos, todos los hogares están obligados a declarar dichos saldos al banco central con una periodicidad mensual, trimestral o anual. Además, los hogares deben declarar las transacciones realizadas a través de estas cuentas en el exterior, con una frecuencia y detalle dedeclaración acordes con la magnitud de la actividad realizada.

Apéndice: Estimación de datos sobre la posición usando información sobre las transacciones

12.36 Los cambios en las posiciones ocurridos en el espacio de tiempo comprendido entre el final de dos períodos se atribuyen a los siguientes cuatro factores: transacciones, variaciones en el precio de los instrumentos de deuda, fluctuaciones de los tipos de cambio y otros ajustes, como las reclasificaciones. Todos los instrumentos pueden ser objeto de transacciones y otros ajustes, pero no todos se ven afectados por las fluctuaciones de los precios o los tipos de cambio. En este apéndice se examina el problema de la estimación de datos sobre la posición mediante el uso de datos sobre las transacciones. Primero se consideran instrumentos que son relativamente simples, y posteriormente los que plantean problemas más complejos. Puesto que estimar las posiciones de instrumentos cuyos precios fluctúan presenta los problemas más complejos, se establece una diferencia entre los instrumentos que no se comercian y los que se comercian.

Instrumentos de deuda no comerciados

12.37 En el caso de los instrumentos no comerciados, es necesario hacer una distinción entre aquéllos cuyo valor está vinculado a la unidad de cuenta y los que no lo están.

Instrumentos de deuda cuyo valor está vinculado a la unidad de cuenta

12.38 En el caso de un instrumento de deuda emitido en la unidad de cuenta, para la estimación de los datos sobre posición con datos sobre transacciones basta, en principio, con agregar las transacciones efectuadas en el período a la posición anterior, tomando en cuenta todos los otros ajustes. Sin embargo, incluso en este caso es posible hacer una estimación errada de los datos sobre la posición si la cobertura de los datos sobre transacciones es incompleta—por ejemplo, debido a una cobertura incompleta de la población—o si la declaración de datos sobre las transacciones es inexacta, incluida la incapacidad de los encuestados para notificar las transacciones cuando éstas tienen lugar. De hecho, en estas circunstancias la compilación de datos sobre posición a través de la acumulación de datos sobre las transacciones podría dar origen a importantes errores de estimación a lo largo del tiempo. Por consiguiente, incluso en el caso de los instrumentos no comerciados cuyo valor está vinculado a la unidad de cuenta, es necesario realizar, de vez en cuando, encuestas sobre la posición, tanto para garantizar la calidad de los datos sobre la posición como para verificar los datos declarados sobre las transacciones.

Instrumentos de deuda cuyo valor está vinculado a una moneda extranjera

12.39 En el caso de los instrumentos cuyo valor está vinculado a una moneda extranjera, no solo es necesario tener en cuenta los factores mencionados anteriormente, sino también la composición monetaria de las transacciones y posiciones.

12.40 Se recomienda que al calcular las posiciones para instrumentos vinculados a una moneda extranjera, los datos se compilen sobre la base de cada una de las monedas. En otras palabras, en la moneda original, las transacciones efectuadas durante el período se agregan a las posiciones del final del período anterior y, tras tomar en cuenta los ajustes realizados en el período, la posición del final del período se convierte en la unidad de cuenta usando el tipo de cambio vigente del final del período9. Las posiciones en todas las monedas extranjeras, más la posición en moneda nacional, se agregan a la posición total.

12.41 La disponibilidad, en algún momento en el pasado, de datos sobre la composición monetaria de los datos sobre la posición es esencial para realizar estas estimaciones. Por ejemplo, si existen datos anuales al final de año sobre la composición monetaria de los datos sobre la posición, y al no existir información sobre la composición monetaria de los datos sobre transacciones, pueden estimarse datos sobre la posición trimestral basándose en el supuesto de que la composición monetaria de las transacciones sea la misma que la observada a través de los datos sobre la posición del final de año. Antes de formular este supuesto sería necesario verificar los cambios observados en la composición monetaria a lo largo de varios años; cuanto menor sea la variabilidad de las proporciones correspondientes a cada moneda a lo largo del tiempo, más robusto sería el supuesto. Una vez que se cuente con más datos del final del año, seguramente será necesario corregir los datos anteriores a fin de reflejar la nueva información.

12.42 Cuando no existen datos sobre la composición monetaria de los datos sobre la posición para toda la economía, esa información podría ser suministrada por un determinado sector (por ejemplo, el sector bancario). Puede hacerse una comparación entre la composición monetaria de los pasivos bancarios y los de otros sectores para períodos en que esos datos están disponibles. Si existen semejanzas, pueden usarse los datos provistos por los bancos para estimar las proporciones monetarias para el resto de la economía, hasta que se disponga de nuevos datos sobre todos los sectores.

12.43 Un enfoque alternativo consiste en dejar de lado la composición monetaria y dar por supuesto que todos los pasivos en moneda extranjera están denominados en la misma moneda. Esta “moneda” podría ser el tipo de cambio ponderado en función del comercio exterior o la moneda dominante reconocida de los flujos financieros del país, como el dólar de EE.UU. Con este enfoque, las posiciones podrían estimarse mediante una reevaluación de la posición anterior del final del período, las transacciones durante el período, y cualquier otro ajuste10:

siendo
kt^= Posición estimada al final del período
Kt–1= Posición al final del período anterior
Ft= Transacciones durante el período en la unidad de cuenta
xt= Tipo de cambio al final del período
xt–1= Tipo de cambio al final del período anterior
x¯t= Tipo de cambio promedio durante el período
At= Ajuste en el período
xa= Tipo de cambio al momento de producirse el ajuste

En este cálculo, el tipo de cambio debe incorporarse en función del número de unidades de la unidad de cuenta que se reciben por cada unidad de moneda extranjera. En el siguiente ejemplo se explican los principios subyacentes.

12.44 Supongamos que el saldo bruto de la deuda externa del país A era 1.000 en términos de moneda nacional en t–1, reembolsable en dólares de EE.UU., y que se realizan transacciones por 150 en moneda nacional durante el período. No se efectúan otros ajustes. El tipo de cambio, en t–1, era de 10 de moneda nacional por 1 dólar de EE.UU., y en t era de 14 por 1 dólar de EE.UU., con un promedio de 12 por 1 dólar de EE.UU. durante el período:

= 1.575 (total estimado al final del período).

12.45 Si no se cuenta con información completa sobre las monedas, se producirán deficiencias en la estimación, cualquiera sea el enfoque utilizado para estimar posiciones del final del período. Evidentemente, cuando las composiciones monetarias del final del período usadas para estimar las posiciones de períodos posteriores son hipotéticas, la composición monetaria efectiva de las transacciones podría ser diferente, lo cual también ocurre cuando se usan los datos de un sector. El hecho de no formular supuestos sobre la composición monetaria equivale, básicamente, a dar por supuesto que la evolución de todas las demás monedas será idéntica en relación con la unidad de cuenta. En ambos casos, mientras más volátil es el tipo de cambio, mayor será la posibilidad de que se produzcan errores de cálculo. Se recomienda hacer observaciones frecuentes de los datos sobre la posición en el caso de los instrumentos cuyo valor está vinculado a una moneda extranjera; más, incluso, que en el caso de los instrumentos no comerciados vinculados a una moneda nacional; de lo contrario, podrían producirse importantes errores de cálculo a lo largo del tiempo.

Instrumentos de deuda comerciados

12.46 El cálculo de las posiciones con datos sobre las transacciones es particularmente difícil en el caso de los instrumentos de deuda comerciados, cuyos precios fluctúan de un período a otro. Además de tenerse en cuenta otros ajustes y, de ser necesario, las fluctuaciones de los tipos de cambio, como en el caso anterior, deben tenerse en cuenta las fluctuaciones de los precios de mercado. Una de las dificultades, en particular, es que muchos instrumentos comerciados tienen su propio precio. Además, a diferencia de los instrumentos no comerciados, es improbable que el deudor sepa en qué medida los instrumentos comerciados son de propiedad de no residentes si los no residentes compran instrumentos en los mercados internos, o si el deudor obtiene empréstitos en los mercados externos. Por lo tanto, como se señala en el capítulo 13, el compilador no puede recurrir al deudor para obtener información detallada sobre los instrumentos comerciados de propiedad de no residentes.

12.47 Para hacer cálculos precisos, se necesita información sobre la secuencia completa de precios, tipos de cambio y transacciones del período: esta información podría no estar disponible para los encuestados, y mucho menos para los compiladores nacionales. Por lo tanto, se necesitan supuestos o modelos simplificadores para hacer las estimaciones.

12.48 El modelo de datos más usado en el terreno de las estadísticas externas es el recomendado en varias publicaciones sobre metodología preparadas por el FMI11. Para usar este modelo se necesitan, además de información sobre los tipos de cambio, algunas estimaciones sobre los precios de mercado de los instrumentos. Como en el caso de los tipos de cambio, los compiladores deben disponer de la información más detallada posible. En el caso de los precios de mercado, el enfoque más simple podría consistir en basar las estimaciones en un precio representativo (o en precios representativos) de los bonos públicos, si está disponible, o en los precios de referencia en otros mercados en los que los residentes nacionales han emitido instrumentos.

12.49 Con la información necesaria, el modelo de datos puede usarse para varios fines: para calcular transacciones a partir de los datos sobre la posición; para calcular posiciones con los datos sobre transacciones, o para “validar” ambas series de datos. Las primeras dos variantes son particularmente útiles cuando solo una de ellas se estima directamente. La tercera es útil cuando se estiman ambas variables, usando la misma fuente o diferentes fuentes o muestras (en cuyo caso es necesario verificar si los datos declarados sobre las posiciones son coherentes con los datos sobre las transacciones). El modelo se utilizó, originalmente, para extraer datos sobre las transacciones de los datos sobre las posiciones:

siendo
F^t=Estimación de las transacciones
pt=Precios al final del período
p¯t=Precios promedio durante el período

12.50 Sin embargo, también puede utilizarse para obtener datos sobre las posiciones con datos sobre las transacciones. De hecho, la ecuación (12.3) es similar a la ecuación (12.1), una vez introducido el factor de ajuste, con la excepción de que en la ecuación (12.3) se incluyen también los efectos de los precios, basados en los promedios del período. Si el valor del instrumento está vinculado a la unidad de cuenta, los factores de tipo de cambio son redundantes.

siendo

Pa = Precio al cual tuvo lugar el ajuste

12.51 En el siguiente ejemplo se explican los principios subyacentes. Supongamos, nuevamente, que en t–1 el saldo bruto de deuda externa de un país A era 1.000 en términos de moneda nacional, reembolsable en dólares de EE.UU., y se realizan transacciones por 150 en términos de moneda nacional durante el período. Supongamos que no se realizan otros ajustes. El tipo de cambio, en t–1, era de 10 de moneda nacional por 1 dólar de EE.UU., y en t era de 14 por 1 dólar de EE.UU., con un promedio de 12 por 1 dólar de EE.UU. durante el período. Los títulos adeudados a no residentes se valorizaron a 1,1 en t–1, a 1,045 en t, y a un promedio de 1,066 durante todo el período.

12.52 La exactitud del modelo depende de la volatilidad de los precios y transacciones del mercado financiero durante el período cubierto; en particular, la exactitud de las estimaciones está inversamente relacionada con el monto combinado de la dispersión en los precios y transacciones dentro del período. Los valores estimados serán similares a los valores “reales” cuando las transacciones se distribuyen de manera más uniforme y/o la dispersión de precios (incluidos los precios de las monedas) en torno a la media es menor. Es más probable que estas condiciones existan cuando el período de referencia elegido para compilar las estadísticas es breve (un mes o un trimestre, en lugar de un año).

12.53 La exactitud aumenta cuando los flujos son pequeños en comparación con el volumen inicial, en cuyo caso los efectos de la valoración dentro del período tendrían una importancia secundaria. En consecuencia, el uso de estadísticas menos frecuentes compiladas utilizando el modelo podría permitir un nivel de precisión aceptable cuando las transacciones son muy pequeñas, incluso en períodos en que la dispersión de precios y tipos de cambio es sumamente alta.

12.54 Además, las investigaciones del FMI (Committeri, 2000) han demostrado que al disponerse de información financiera más detallada, teniendo en cuenta estimaciones desagregadas basadas en agrupaciones homogéneas de instrumentos y monedas, se obtienen estimaciones que reflejan mejor los valores reales de las variables pertinentes, independientemente de la dispersión de precios y tipos de cambio dentro del período. Pueden crearse agrupaciones homogéneas recopilando datos por instrumentos o datos agregados, en cuyo caso la información se recopila por monedas, vencimientos y tipo de instrumento (por ejemplo, instrumentos con tasa de interés fija o variable).

12.55 Evidentemente, cuantos más sean los períodos cubiertos, mayor será la posibilidad de que las estimaciones se alejen de la “realidad”. Por consiguiente, se recomienda hacer observaciones frecuentes de los datos sobre las posiciones en el caso de los instrumentos cuyos precios puedan fluctuar.

12.56 El modelo de datos representado por la ecuación (12.3) ofrece también fórmulas viables para estimar el ajuste de conciliación (ecuación 12.4), y sus componentes de precio y tipo de cambio12:

siendo
ADJt= Ajuste total de conciliación entre posiciones y transacciones.
ADJtprecio= El componente de precio del ajuste total de conciliación.
ADJtcambio= El componente de tipo de cambio del ajuste total de conciliación.
1

En el Manual de Estadísticas monetarias y financieras (FMI, 2000d) figuran ejemplos del tipo de información desagregada que podría extraerse de un balance (véase, por ejemplo, el recuadro 7.1 de esa publicación (página 71).

2

En la Guía para compilar estadísticas de balanza de pagos del FMI (1995) se ofrece asesoramiento práctico sobre el uso de formularios modelo de encuesta para compilar datos sobre la balanza de pagos y la PII.

3

Puesto que las normas contables varían en algunos aspectos de las normas estadísticas, este enfoque podría facilitar una comparación amplia y no una comparación limitada.

4

Véase el estudio sobre Chile en el capítulo 14 y el informe del BPI titulado Comparison of Creditor and Debtor Data on Short-Term External Debt (2002).

5

Como se observó en algunas economías asiáticas en 1997–98, una repentina restricción del crédito comercial puede reducir las importaciones, lo que afecta el proceso de producción y el nivel de las exportaciones cuando estas actividades muestran una elevada propensión a la importación.

6

Para hacer frente a este problema, algunos países han establecido sistemas en que se supone que el reembolso del crédito comercial se efectúa después de transcurrido cierto tiempo (por ejemplo, tres meses). Este enfoque debería respaldarse realizando encuestas periódicas directas sobre los saldos del crédito comercial.

7

Véase el comunicado de prensa que se publica periódicamente sobre estos datos en el sitio del BPI en Internet: http://www.bis.org/statistics/index.htm.

8

En 2001, el FMI y la OCDE actualizaron una encuesta sobre la disponibilidad y las fuentes de datos, las prácticas de compilación y la metodología utilizada para compilar datos sobre la inversión extranjera directa. Los metadatos referidos a 56 países y los cuadros comparativos entre países figuran en el sitio del FMI en Internet: http://www.imf.org/external/np/sta/di/mdb97.htm.

9

En el caso de los instrumentos no comerciados, el monto de la fluctuación registrada entre las posiciones al final del período en términos de moneda nacional atribuible a la variación del tipo de cambio es igual a la diferencia entre las posiciones al inicio y al final del período, menos las transacciones hechas durante el período en términos de moneda nacional menos todos los ajustes efectuados en términos de moneda nacional. Para que el cálculo sea exacto, las transacciones y otros ajustes deben expresarse en moneda nacional al tipo de cambio vigente al momento en que se efectuaron.

10

El ajuste puede aumentar o reducir las posiciones.

11

Véanse Guía para compilar estadísticas de balanza de pagos, párrafos 732–43 y 778–83 del FMI (1995), y Encuesta coordinada sobre inversión de cartera: Guía de la Encuesta, apéndice VIII, del FMI (1996). El BPI y la OCDE contribuyeron en la preparación de la segunda publicación.

12

La suma de las ecuaciones (12.4a) y (12.4b) no será necesariamente la ecuación (12.4), incluso si no se realizan “otros ajustes”. La diferencia representa el efecto compuesto sobre la ecuación 12.4 de los cambios en p y x, que no pueden seguir dividiéndose en componentes de “precio” y “tipo de cambio”. La diferencia solo será cero cuando x o p son constantes. Véase Committeri (2000), págs. 6 y 8. Si se da por supuesto que no hay “otros ajustes”, un posible enfoque consistiría en estimar primero el componente de tipo de cambio, y calcular el componente de precio como valor residual, es decir, restando la ecuación (12.4b) de la ecuación (12.4).

    Other Resources Citing This Publication