Calendario

Journal Issue
Share
Article

Foro - Lecciones de dos gigantes emergentes: China e India

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2005
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

China e India se están convirtiendo en potencias económicas a nivel regional y mundial. ¿Qué puede aprender la una de la otra y el resto del mundo de ambas? En una conferencia celebrada en Pekín en octubre sobre el cambio de las estructuras económicas de China e India, continuación de la conferencia de Delhi de 2003 (véase el recuadro), se examinaron las experiencias y opiniones sobre lo que se necesitará para mantener el crecimiento, reforzar los sectores financieros, garantizar la estabilidad fiscal e intensificar la cooperación regional.

A la conferencia, organizada por el FMI, la Sociedad China de Finanzas y Banca y el Stanford Center for International Development, asistieron responsables políticos, hombres de negocios y académicos de India, China y las economías emergentes de la región y se contó con las intervenciones del Gobernador del Banco de China, Zhou Xiaochuan, y del Vicegobernador del Banco de la Reserva de India, Rakesh Mohan. Al comparar las características principales de las dos economías, Zhou prestó especial atención a la contribución del sector de los servicios al crecimiento. Elogió los avances logrados por India en materia de «ecología» financiera —las instituciones, leyes y reglamentos que sustentan al sistema— y añadió que esto también es una prioridad para China. Señaló que las futuras reformas de China se centrarán en construir una sociedad armoniosa, mejorar el nivel de vida de las zonas rurales, promover la eficiencia energética y proteger el medio ambiente.

En su intervención, Mohan destacó los interrogantes a los que se enfrenta la economía mundial, en particular las repercusiones del aumento del precio del petróleo sobre el crecimiento mundial, la caída de los rendimientos de los bonos a largo plazo en un momento en que la Reserva Federal estadounidense aumenta sus tasas de interés a corto plazo, y la persistencia de una baja inflación a pesar de la abundante liquidez. Estas cuestiones tienen igualmente implicaciones para la política monetaria, según Mohan, quien expresó su preocupación por la posible pérdida de eficacia de los instrumentos relacionados con los precios como los tipos de cambio y las tasas de interés.

Financiar el futuro

Los participantes compararon la evolución del sector banca-rio, el mercado de valores y la liberalización financiera en China e India en las tres sesiones dedicadas a las reformas del sector financiero. En el sector bancario, ambos países están dejando atrás su anterior dependencia de los sistemas ban-carios estatales, pero las reformas siguen derroteros distintos. China se ha centrado en modernizar las operaciones y reforzar la orientación comercial mediante la mejora del entorno normativo y de supervisión.

Determinantes del crecimiento en India y China

India y China representan casi un 20% de la producción mundial. En la conferencia organizada por el FMI y el Consejo Nacional de Investigación Económica Aplicada (NCAER), en Delhi en 2003, se examinaron los motivos del rápido crecimiento de ambos países. Las deliberaciones figuran en India’s and China’s Recent Experience with Reform and Growth, coeditado por Wanda Tseng (Departamento de Asia y el Pacífico del FMI) y David Cowen (Oficina Regional del FMI para Asia y el Pacífico).

Lord Meghnad Desai (Cámara de los Lores y London School of Economics) presenta en el prefacio un resumen de lo que provocó el liderazgo chino y el retraso de India en materia de crecimiento en los últimos 25 años del siglo XX. Suman Bery, Kanhaiya Singh (NCAER) y Arvind Panagariya (Universidad de Columbia) pasan revista a las reformas que han permitido incrementar la productividad y acelerar el crecimiento de India desde 1990. James Gordon y Poonam Gupta (FMI) examinan el papel del sector de los servicios en el crecimiento de India, y Hu Angang, Hu Linlin (Universidad de Tsinghua), y Chang Zhixiao (Universidad de Pekín) exponen las diferencias entre zonas urbanas y rurales, y la cohesión social en China.

En el sector financiero, Saugata Bhattacharya (Hindustan Lever) y Urjit Patel (Infrastructure Finance Development Company) ponderan lo que debe hacer India para mejorar la eficiencia de la intermediación financiera. Chen Yuan (Banco de Desarrollo de China) destaca los problemas de China para financiar su sector financiero y mejorar la eficiencia de las in versiones. Abhijit Banerjee y Esther Duflo (MIT) y Sean Cole (Universidad de Harvard) examinan el papel de la asignación de recursos en el crecimiento de India, en particular si los préstamos bancarios no fueron suficientes y las medidas que podrían aplicarse.

Por último, Nicholas Lardy (Institute for International Economics) examina la agresiva liberalización comercial china, y Jonathan Anderson (Union Bank of Switzerland) y Narendra Jadhav (Banco de la Reserva de India) analizan las diferencias entre China e India en la liberalización de las cuentas de capital. Eswar Prasad y otros (FMI) estudian los lazos entre la integración financiera mundial y el crecimiento, un tema fundamental, pues estos países ocupan el primer plano entre las economías emergentes.

Pueden adquirirse ejemplares, en inglés, de Indias and China’s Recent Experience with Reform and Growth al precio de US$105. Véanse las instrucciones de pedido en la pág. 364.

India se ha ocupado de los préstamos improductivos —problema que existe en ambos países— integrándolos en el balance gubernamental. La experiencia de India con grandes bancos públicos y privados y el papel que desempeñan los distintos tipos de bancos (como las entidades financieras comunitarias) dio lugar a un debate sobre el grado óptimo de intervención pública en el sector bancario y los riesgos que encierra el proceso de privatización de este sector.

El desarrollo de los mercados de valores está más avanzado en India. La sofisticada normativa y la infraestructura de sus mercados de capital son, en muchos aspectos, vanguardistas. Este éxito se debe en parte, como señalaron algunos con ironía, a la crisis de principios de los años noventa que provocó el reforzamiento de los órganos de supervisión y regulación. China ha acelerado el desarrollo de su mercado de capitales, ha intentado resolver el efecto negativo que tienen las acciones públicas no negociables sobre los mercados bursátiles, y ha creado un mercado interbancario para letras a corto plazo emitidas por grandes sociedades.

La creciente integración de China e India en el sistema financiero mundial ha hecho más urgente la reforma del sector financiero. La necesidad de liberalizar este sector y hacerlo más resistente a las crisis internas y externas se ha hecho apremiante. Paralelamente, los responsables políticos reconocieron que las entidades extranjeras pueden desempeñar un papel útil en el desarrollo de sus mercados financieros mediante transferencias de competencias técnicas y de gestión.

Opciones fiscales

El objetivo de mantener un crecimiento y tasas de empleo elevadas fue objeto de un amplio acuerdo, al igual que la armonía social, pero se reconocieron las posibles tensiones entre otras metas como la financiación del desarrollo del capital humano y la mejora de las infraestructuras físicas. La primera se ha trasladado en muchos casos a los particulares, sobre todo en China, mientras que la segunda reviste una creciente importancia por la urbanización en curso, en particular en India.

Al tratarse de países grandes y poblados, el federalismo fiscal fue un tema muy debatido. La falta de disciplina presupuestaria a nivel local es causa de preocupación en ambos países. Los participantes señalaron que esta indisciplina se produce cuando las administraciones locales dependen mucho de las transferencias del gobierno central o de diversos recargos o gravámenes o de «actividades empresariales» dudosas para financiarse, en lugar de recaudar ingresos suficientes a nivel local. Aunque el tamaño del gobierno se ha reducido en ambos países, muchos son conscientes del creciente populismo y de sus presiones sobre el gasto.

Perspectivas comerciales

Gran parte de la sesión dedicada a la cooperación económica entre China e India se centró en el comercio. Sus estructuras económicas se consideran complementarias y no competitivas, aunque algunos advirtieron que era un error pensar que «China es la fábrica e India las oficinas». El comercio bilateral se ha multiplicado por 10 en la última década, y se caracteriza aún por el modesto aunque persistente déficit de India, una rebaja de los aranceles (en particular en India) y el aumento de la intensidad comercial. Es probable que estas tendencias se mantengan.

En cuanto al comercio con el resto de Asia, China está mucho más integrada con Asia nororiental y con la ASEAN que India. Sin embargo, la evolución del comercio de ambos con la ASEAN, que ha servido en parte de pasarela entre ellos, cambiará a medida que aumente el comercio directo entre China e India. Los participantes prevén una relación que puede madurar y diversificarse hacia los servicios y la inversión extranjera directa, así como hacia cuestiones de seguridad y salud regionales.

Resonancias regionales y mundiales

¿Que significará el auge de las economías de China e India para Asia? Los participantes consideraron que se trataba de un hecho positivo para el nivel de vida, la reducción de la pobreza y el comercio dentro de la región. A escala internacional, la transformación de China e India en potencias económicas puede ofrecer fuentes alternativas de demanda y contribuir a reequilibrar la economía mundial. Este nuevo equilibrio tendrá consecuencias para el sistema financiero mundial, ya que las organizaciones internacionales, incluidas las de Bretton Woods, necesitarán ajustarse a la nueva realidad económica «sobre el terreno».

¿Qué les espera a China e India? Los participantes llegaron a la conclusión de que los principales retos en el futuro serán la liberalización de las cuentas de capital y el mantenimiento de la flexibilidad económica y de políticas macroeconómi-cas y estructurales adecuadas. Los principales riesgos para este escenario son la debilidad de los bancos nacionales de ambos países y la posible volatilidad de los flujos financieros internacionales.

En una sesión de síntesis, los participantes señalaron que aunque China e India siguen un buen camino macroeconó-mico, la siguiente fase de crecimiento exigirá la eliminación de los obstáculos para incrementar la productividad en el comercio, la inversión y la financiación. Asimismo existe mucho margen para una mayor cooperación en temas regionales.

Steven Barnett y Paul Gruenwald

FMI, Departamento de Asia y el Pacífico

Other Resources Citing This Publication