Journal Issue
Share
Article

Panorama nacional

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Alemania: ¿Limita el crecimiento la excesiva reglamentación?

Los titulares sobre la economía alemana son conocidos: una tasa de desempleo que roza su máximo histórico, una economía poco dinámica y un déficit fiscal alto pese a los esfuerzos por reducirlo. Desde la reunificación alemana en 1990, el PIB real ha crecido anualmente un 0,5% menos que el de sus socios europeos. ¿Responden estos factores a la excesiva regulación del mercado? Según dos documentos recientes del FMI, las políticas que impulsan la participación laboral permiten aumentar la oferta de mano de obra y el crecimiento de la producción, efectos positivos que se acentúan con la desregulación de los mercados de trabajo y de productos.

La débil trayectoria económica de Alemania no es un caso aislado en Europa. Las autoridades económicas han examinado la vitalidad económica de muchos países de la Unión Europea (UE). La estrategia de Lisboa —un programa de políticas dirigidas a aumentar la competitividad de la UE— ha llamado la atención sobre las barreras a la competencia fruto de la excesiva regulación del mercado. Hasta hace poco, la falta de datos comparativos impedía evaluar esta cuestión, pero estudios recientes basados en indicadores nuevos confirman el efecto negativo de las normas sobre el crecimiento.

Comparando, por países, el carácter restrictivo de la regulación de los mercados de productos y servicios (véase el gráfico) se observa que el nivel de regulación en Alemania es equiparable al promedio de la UE-15 (antes de la ampliación de 2004). Pero los datos desagregados reflejan diferencias importantes en las subcategorías principales de regulación: las cargas administrativas suelen ser más altas en Alemania para el sector de servicios, donde los oficios y las profesiones liberales, como arquitectura, contabilidad, ingeniería, farmacia y derecho, están sujetos a una normativa especialmente estricta. Los requisitos de habilitación y calificación heredados del sistema de gremios limitan la entrada al mercado y la competencia.

Comparación de los niveles de regulación

Existen diferencias importantes entre Alemania y la UE-15 en las subcategorías principales de regulación de los mercados de productos y servicios.

Datos: Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y proyecciones del personal técnico del FMI.

Proteger el empleo

Si bien el nivel de protección del empleo de Alemania no parece ser restrictivo, la protección del empleo a tiempo completo es mayor que el promedio de la UE-15.

Índice de protección del empleo

Fin años ochentaFin años noventa2002–03
AlemaniaUE-15AlemaniaUE-15AlemaniaUE-15
Índice completo3,22,72,52,32,22,1
Empleo temporal3,83,02,32,21,82,0
Empleo a tiempo completo2,62,52,72,32,72,3
Despidos colectivos3,53,43,83,4
Nota: UE-15 = Los 15 países miembros de la Unión Europea antes de la ampliación de 2004.Datos: Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y proyecciones del personal técnico del FMI.
Nota: UE-15 = Los 15 países miembros de la Unión Europea antes de la ampliación de 2004.Datos: Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y proyecciones del personal técnico del FMI.

Un examen comparativo de la regulación del mercado laboral alemán depara resultados análogos. Si bien, según los niveles de la UE-15, el nivel de protección del empleo no parece ser restrictivo, la desagregación muestra que la protección del empleo a tiempo completo es mayor que en la UE-15 (véase el cuadro). En cambio, la regulación del empleo temporal o a tiempo parcial es más flexible que en otros países, en parte por las reformas acometidas en los años noventa en un intento por combatir el desempleo liberalizando los empleos temporales “de entrada” en el mercado laboral.

Margen de recuperación

El hecho de estar dentro de la media no significa que Alemania pueda aparcar la reforma normativa. Primero, el promedio europeo tiende a ser alto frente a otros competidores fuera de la UE-15. Segundo, los mejores índices de crecimiento y creación de empleo corresponden a países con una normativa menos restrictiva. Tercero, la distribución de la restrictividad dentro de las subcategorías de los mercados de trabajo, servicios y productos puede ser decisiva. Por ejemplo, el crecimiento del empleo en el mercado de trabajo temporal menos regulado es más rápido que en el mercado de trabajo a tiempo completo. No obstante, el comportamiento de este último tiene un mayor impacto en las condiciones laborales (y fiscales) globales.

Una de las reformas más acuciantes en los mercados de productos y servicios es crear un sistema de licencias y permisos más laxo. Dada la gran participación de la pequeña y mediana empresa en la actividad económica, las barreras a la entrada (máxime en el sector de servicios) pueden limitar el dinamismo económico y el crecimiento de la producción y el empleo. En este sentido, con el rechazo de la Directiva sobre los servicios de la UE, que ofrecía un marco jurídico para la libre circulación de servicios dentro del mercado interior, se ha perdido una oportunidad de fomentar la competencia en un sector que emplea a dos tercios de los trabajadores de Alemania.

En cuanto a la regulación del mercado laboral, hay bastante margen para reducir los trámites y la protección contra el despido. En lo que atañe a los trabajadores poco calificados, estos costos no pecuniarios del empleo pueden tener un efecto devastador. En vez de combatir el desempleo, pueden frenar la demanda laboral y reducir las oportunidades de empleo. La ampliación del período de prueba (de 6 meses a 2 años) que la nueva coalición de gobierno tiene prevista podría mejorar la situación.

Coordinar las reformas

Urge la necesidad de coordinar las reformas de los mercados de productos y de trabajo. Los efectos de las reformas reportan unos beneficios que podrían ser demasiado escasos si las reformas fueran aisladas. El paquete de reformas del mercado laboral “Hartz IV” (en honor a Peter Hartz, jefe de la comisión de reformas creada en 2002) es un ejemplo de enfoque parcial. La reforma ha obligado a algunas personas a reincorporarse a la fuerza de trabajo, aunque aún no ha generado un fuerte aumento del empleo, tal vez debido a la falta de coordinación con las reformas del mercado de productos y servicios. Si bien es cierto que las reformas del mercado laboral “Hartz IV” están teniendo impacto, podrían haber reportado más ganancias a mediano y corto plazo si hubieran ido acompañadas de una reducción de las limitaciones reglamentarias.

¿Por qué las autoridades económicas renuncian a unas reformas de amplia base, si éstas parecen ser la mejor estrategia? Por un lado, podrían no ser conscientes de los beneficios que reportan las reformas coordinadas. Por otro, ello podría deberse a una toma de decisiones fragmentada o a la necesidad de apaciguar a los grupos de interés. Todos estos factores pueden afectar a las reformas. Aunque no parece fácil resolver estos problemas, podrían redoblarse los esfuerzos para sensibilizar al público sobre las ventajas de las reformas más amplias.

Alemania debería conceder prioridad a la desregulación de los mercados de trabajo y de productos. Hay que encontrar una fórmula que permita emprender reformas coordinadas para impulsar la creación de empleo y recuperar el nivel de crecimiento registrado en otros países europeos.

Helge Berger y Stephan Danninger

FMI, Departamento de Europa

Pueden adquirirse ejemplares de Labor and Product Market Deregulation: Partial, Sequential or Simultaneous Reform? (IMF Working Paper No. 05/277), de Helge Berger y Stephan Danninger, y de Germany: Selected Issues (IMF Country Report No. 06/17), al precio de US$15. Véanse las instrucciones de pedido en la pág. 32. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Alemania debe aprovechar los planes propuestos para consolidar el crecimiento

Según la evaluación económica anual del FMI, la actividad económica de Alemania se va recuperando, con un margen de crecimiento más sólido en 2006. Pero la recuperación sigue siendo desigual y el fuerte crecimiento de las exportaciones debe traducirse en un mayor gasto de los hogares. Las empresas invierten con cautela y la debilidad estructural del mercado de trabajo (responsable del lento crecimiento del empleo y de los salarios) promueve un gasto prudente.

El Directorio Ejecutivo del FMI instó al nuevo gobierno alemán a abordar en su programa los retos de la globalización y de los cambios demográficos. Los directores aplaudieron la perseverancia de las autoridades en 2005 en las reformas laborales profundas y políticamente difíciles que han mejorado los incentivos al trabajo, y sus planes para acelerar las reformas del mercado laboral y los programas sociales. Con todo, dada la baja tendencia del crecimiento y la alta tasa de desempleo, quedan retos pendientes.

A fin de garantizar una mejora duradera de la trayectoria económica, los directores instaron a las autoridades a aprovechar las iniciativas anunciadas, destinadas a reducir las distorsiones y rigideces estructurales, para lograr la sostenibilidad fiscal a mediano plazo. Acogieron con agrado la prioridad concedida a la consolidación fiscal, máxime las políticas dirigidas a reducir el déficit fiscal por debajo del 3% del PIB en 2007, aunque algunos consideraron que podría haberse previsto un ajuste fiscal más ambicioso para 2006, sobre todo en vista de la posibilidad de mejora de las perspectivas económicas.

Los directores destacaron la necesidad de aumentar la utilización de la mano de obra para mitigar el impacto de la reducción de la población en edad laboral en el crecimiento y las finanzas públicas. Deberán adoptarse medidas que sustenten las reformas en curso, que han aumentado la oferta de mano de obra, a fin de promover una mayor diferenciación de salarios y, así, contribuir a aumentar la demanda laboral. Animaron a las autoridades a llevar a cabo una desregulación de los mercados de productos y servicios más dinámica, para impulsar la creación de empleo y reforzar las reformas del mercado laboral.

La solidez del sector financiero sigue mejorando. Para obtener mejores resultados, los directores recomendaron modificar el marco jurídico del sector bancario en apoyo a una reestructuración basada en el mercado en los bancos públicos y privados.

Véanse más detalles en la nota de información al público No. 06/04 que puede consultarse en www.imf.org.

Kazajstán: Es necesario intensificar las reformas

Con unas reservas de petróleo conocidas y probables de 30.000 millones de barriles y una producción que previsiblemente se triplicará hasta los casi 3 millones de barriles diarios en 2015, Kazajstán está preparado para convertirse en uno de los principales exportadores de petróleo del mundo. La aparición del sector de los hidrocarburos también ha sido uno de los principales motores de crecimiento para la economía kazaja, que creció un 6%, en promedio, entre 1996 y 2004.

Sin embargo, la dependencia de los ingresos petroleros también plantea retos, ya que las economías dominadas por los sectores de recursos naturales tienden a un menor crecimiento a largo plazo, a importantes desequilibrios entre ingresos y activos, y a una mayor volatilidad asociada a cambios en los precios de los productos. La diversificación es un antídoto contra estos riesgos. El crecimiento de la producción no petrolera se inició en 2000, gracias a los efectos positivos de los mayores ingresos petroleros, y actualmente las autoridades se están esforzando más para diversificar la economía y mantener el crecimiento del sector, a pesar de la volatilidad de los ingresos del petróleo. Así, el país logrará un desarrollo económico equilibrado, creará más empleos y reducirá la pobreza.

Comportamiento del sector no petrolero

Según datos contables nacionales, el sector no petrolero kazajo ha crecido un promedio anual del 9% desde 1998. En 2004, su cuota en la economía en términos reales era cercana al 95% del PIB. Sin embargo, estos datos suelen exagerar el tamaño y crecimiento reales al incluir los servicios relacionados con la extracción del petróleo, como la construcción de instalaciones de extracción y el transporte del petróleo, en los que el crecimiento ha sido especialmente rápido. Al ajustar estos servicios, la cuota de la producción no petrolera en la economía es menor: 84% del PIB en 2004. Incluso tras el ajuste, esta registra, en promedio anual, un crecimiento superior al 8% desde 1998.

Para las autoridades kazajas, no obstante, lo fundamental es el comportamiento del sector con relación a su crecimiento potencial (o tendencial) y las expectativas de futuro. Los datos para 1998–2004 indican que, aunque la producción no petrolera se mantuvo por debajo de su nivel de tendencia estimado en 1999–2002, y lo ha superado desde entonces, lo que apunta a posibles restricciones de la capacidad.

Un examen de las fuentes de crecimiento (capital, trabajo y productividad total de los factores) aclara las perspectivas de crecimiento del sector. El incremento de la productividad total y la acumulación de factores (aumento de la cantidad de capital o del trabajo empleados en la producción) han contribuido al crecimiento de la producción no petrolera. Si el crecimiento de la productividad total de los factores y las tasas de acumulación de capital siguen en general como hasta ahora, el crecimiento del sector podría mantenerse entre el 6% y el 8% anual a corto plazo. Pero se ha observado un continuo descenso en la contribución del crecimiento de la fuerza laboral al crecimiento general kazajo, lo que podría indicar que la economía se acerca al pleno empleo. De ser así, puede que el crecimiento del empleo contribuya mucho menos al crecimiento futuro de la producción. Esto, unido a las incipientes restricciones de la capacidad, puede frenar la previsión de crecimiento del 6% al 8% anual a medio plazo.

Perspectivas futuras

¿Qué pueden hacer las autoridades para impulsar las perspectivas de crecimiento del sector? Aunque las reformas estructurales de principios de los años noventa han avanzado bastante, su ritmo se ha reducido en los últimos años. La privatización de las pequeñas y medianas empresas casi ha concluido, los precios se han liberalizado y se ha creado un marco regulador y de supervisión prudencial del sector financiero. Además, se han adoptado medidas para adaptar la legislación sobre comercio exterior y prácticas aduaneras a las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). No obstante, los indicadores de transición del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo muestran que la política de competencia (reglamentos para fomentar la competencia y limitar las prácticas monopolísticas) y de reestructuración empresarial no han mejorado mucho desde finales de los años noventa.

Unas reformas estructurales más rápidas —desarrollo institucional, especialmente, la supervisión de los sistemas de adquisiciones y de la inversión pública— mejorarían la gobernanza y el clima de inversión. Las reformas de la política de competencia y de reestructuración garantizarían mejores servicios básicos y reducirían el costo de la actividad empresarial en el país. Por último, en el ámbito comercial, una mayor liberalización (con la adhesión a la OMC), una menor dispersión arancelaria y la adopción de medidas para facilitar el comercio regional impulsarían las perspectivas de crecimiento del sector no petrolero.

Anna Ter-Martirosyan

FMI, Departamento del Oriente Medio y Asia Central

Este artículo se basa en el informe Republic of Kazakhstan: Selected Issues (IMF Country Report No. 05/240). Pueden adquirirse ejemplares al precio de US$15. Véanse las instrucciones de pedido en la pág. 32. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Other Resources Citing This Publication