Chapter

Capítulo 1. Panorama general

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La tarea fundamental del Directorio Ejecutivo durante el ejercicio del 1 de mayo de 2006 al 30 de abril de 2007 consistió en adaptar las políticas y las operaciones del FMI a las cambiantes necesidades de los países que integran la institución, que suman 185 tras la incorporación de Montenegro en enero de 2007. Muchos de los países miembros experimentaron otro año de vigoroso crecimiento económico y de condiciones favorables en los mercados, pero el entorno económico y financiero no estuvo exento de riesgos. Los ingentes desequilibrios mundiales no cedieron, la economía de Estados Unidos se desaceleró, los precios del petróleo y de los productos básicos no combustibles permanecieron en niveles elevados, y entre los inversionistas no se apaciguó el voraz apetito de riesgo.

El FMI avanzó apreciablemente hacia el cumplimiento de los objetivos enunciados en la Estrategia a Mediano Plazo propuesta por el Director Gerente en el ejercicio 2006 (recuadro 1.1). Los niveles sin precedentes de flujos de capital a las economías de mercados emergentes en los últimos años hicieron disminuir la demanda de préstamos del FMI, y por eso la institución ha centrado su atención cada vez más en la supervisión1, el asesoramiento en materia de políticas y la asistencia técnica. Durante el ejercicio 2007, el FMI creó un nuevo instrumento de supervisión —la consulta multilateral— con el fin de ayudar a los países miembros a abordar el problema de los desequilibrios mundiales. Inició además un examen del marco de la supervisión y dio pasos para integrar mejor las cuestiones del sector financiero en las actividades de supervisión para ayudar a los países a gestionar los riesgos derivados de la globalización de los mercados financieros y aprovechar sus ventajas.

Recuadro 1.1Avances en la ejecución de la Estrategia a Mediano Plazo

ObjetivosMedidas
SupervisiónModernizar el marco de la supervisión.Examen de la Decisión de 1977 sobre la Supervisión de las Políticas de Tipo de Cambio y definición de un “conjunto de objetivos” (declaración de las prioridades de la supervisión).
Adoptar un enfoque multilateral y reforzar la supervisión del sector financiero.Primera consulta multilateral; ampliación de la supervisión regional; análisis más detallado de los desbordamientos internacionales; mayor cobertura del sector financiero; informe del grupo de trabajo sobre la incorporación del sector financiero en la supervisión.
Intensificar y focalizar más la supervisión en el plano nacional.Programas de supervisón; experimentación con consultas simplificadas.
Mercados emergentes y prevención de crisisProfundizar la supervisión del sector financiero y del mercado de capitales.Formulación de un marco para abordar cuestiones del sector financiero en la supervisión en el plano nacional.
Reexaminar la idoneidad de los instrumentos actuales para prevenir las crisis.Debates del Directorio Ejecutivo sobre la creación de un nuevo instrumento de financiamiento para contingencias en caso de problemas de liquidez, como parte de un conjunto de herramientas para prevenir crisis.
Países de bajo ingresoApoyar el esfuerzo de la comunidad internacional para ayudar a los países de bajo ingreso a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio.Asesoramiento en materia de políticas, préstamos en condiciones concesionarias, alivio de la deuda y asistencia técnica para ayudar a los países de bajo ingreso a lograr la estabilidad macroeconómica y acelerar el crecimiento; seguimiento de los avances hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio junto con el Banco Mundial (Global Monitoring Report).
Profundizar la participación en la gestión de los flujos de ayuda.Asesoramiento sobre políticas para el uso eficaz de los mayores flujos de ayuda; seguimiento de las recomendaciones del informe de la Oficina de Evaluación Independiente sobre el asesoramiento y las medidas del FMI con respecto a los flujos de ayuda para África subsahariana.
Ayudar a evitar que los países beneficiarios del alivio de la deuda vuelvan a acumular deuda insostenible.Mejoramiento del marco de sostenibilidad de la deuda y aumento de las programas de información; asistencia técnica para mejorar las prácticas de gestión de la deuda pública y reforzar la capacidad estadística.
Fortalecimiento de las capacidadesImpulsar el fortalecimiento de las capacidades en los países en desarrollo; integrar mejor la asistencia técnica y la capacitación en la supervisión de acuerdo con las prioridades de los países.Ejecución de la Estrategia a Mediano Plazo para el fortalecimiento de las capacidades; integración de las necesidades de los países y los recursos de asistencia técnica en el proceso presupuestario del FMI; cooperación estrecha con los socios donantes para aprovechar los recursos internos para el fortalecimiento de las capacidades; ampliación de las actividades de asistencia técnica y capacitación regional, por ejemplo con la inauguración del tercer centro regional de asistencia técnica en África (el sexto en el mundo) y un nuevo centro regional de capacitación en India (el séptimo en el mundo).
Reforma de las cuotas y la representaciónRefrendar la eficacia y legitimidad del FMI avanzando en el proceso de reforma de las cuotas y la representación.Aumentos ad hoc de las cuotas de los cuatro países más subrepresentados: China, Corea, México y Turquía; consideración de los principios de la nueva fórmula para el cálculo de las cuotas; análisis del marco jurídico para el aumento de los votos básicos; incremento de los recursos de personal de los directores ejecutivos elegidos por un gran número de países.
Gobierno y gestión de la instituciónFomentar la comunicación y la transparencia.Inicio del examen de la estrategia de comunicación; divulgación del segundo informe anual sobre transparencia.
Incrementar la eficacia y la eficiencia del FMI en función de los costos.Consideración de las recomendaciones del informe del Comité Externo de Evaluación de la Colaboración entre el Banco Mundial y el FMI; adopción de un marco presupuestario orientado hacia los resultados, con una reducción real de los recursos a mediano plazo; mejoramiento del marco de gestión del riesgo; simplificación de los procedimientos.
Encauzar las finanzas del FMI en un marco sostenible.Informe de la Comisión de Notables sobre el modelo de ingresos del FMI.

En reconocimiento del creciente peso económico de algunos de los países miembros, el Directorio Ejecutivo emprendió un proceso de reforma de las cuotas y la estructura de gobierno de la institución para garantizar la distribución equitativa de las cuotas y la representación adecuada de todos los países miembros. El Directorio asimismo tomó medidas para mejorar la gestión del gobierno interno del FMI, hacer más eficientes sus operaciones y formular un nuevo modelo de ingresos, más acorde con las diversas funciones que ahora desempeña la institución.

Aspectos principales de la evolución económica y financiera

El crecimiento económico mundial se aceleró de 4,9% en 2005 a 5,4% en 2006, lo cual supone un cuarto año consecutivo de vigorosa expansión mundial (gráfico 1.1). Además, la expansión fue más equilibrada, ya que la desaceleración de la economía de Estados Unidos se vio compensada por un afianzamiento del crecimiento en otras regiones. En los países de mercados emergentes, las favorables condiciones financieras internacionales y, en muchos casos, los precios elevados de los productos básicos permitieron un ritmo de crecimiento especialmente rápido. La inflación en los países avanzados disminuyó en el segundo semestre de 2006 al descender los precios del petróleo de los máximos que alcanzaron en agosto.

Gráfico 1.1Crecimiento del PIB real

(Variación porcentual con respecto al año anterior)

Los desequilibrios en cuenta corriente siguieron siendo significativos (gráfico 1.2). El déficit externo de Estados Unidos se estabilizó en 6½% del PIB en 2006, con una disminución acentuada hacia finales de año. Los superávits de los países exportadores de petróleo de Asia oriental continuaron aumentado, en tanto que los déficits se agravaron en los países europeos occidentales y de mercados emergentes2 y en las economías de mercados emergentes de rápido crecimiento, como India.

Gráfico 1.2Saldo en cuenta corriente

(Porcentaje del PIB mundial)

En Estados Unidos la desaceleración del crecimiento fue notable, de una tasa anual de 2½% en el segundo semestre de 2006 a 0,6% en el primer trimestre de 2007, y obedeció sobre todo a mermas en las exportaciones netas, las existencias y la inversión en viviendas. Pese a que el crecimiento de las exportaciones siguió siendo sólido, el aumento acelerado de las importaciones anuló algunas de las mejoras registradas en la balanza de pagos después de agosto de 2006. Las mayores importaciones de petróleo representaron más de la mitad del crecimiento de las importaciones. La inversión empresarial también se frenó. No obstante, el consumo privado siguió siendo firme, apoyado por el continuo crecimiento del empleo y la subida de los precios de las acciones.

La actividad económica en la zona del euro cobró impulso durante el mismo período. El dinamismo de la inversión y de las exportaciones netas empujó el crecimiento del PIB a 2½% (tasa anual desestacionalizada) en el primer trimestre de 2007, es decir, casi el doble de la cifra de 2005 y la tasa más alta desde 2000, mientras que el gasto de consumo se desaceleró significativamente, debido en parte al efecto del aumento del impuesto sobre el valor agregado en Alemania.

La expansión económica de Japón sufrió una desaceleración transitoria a mediados de 2006, causada sobre todo por una contracción inesperada del consumo, pero el crecimiento repuntó con fuerza en el cuarto trimestre de 2006 al recuperarse la demanda interna. El crecimiento permaneció por encima del potencial pese a una moderación del ritmo de la actividad a comienzos de 2007.

La actividad económica en los países emergentes de Asia siguió expandiéndose con rapidez, y China e India marcaron la pauta con su vigoroso crecimiento. En China, el PIB real creció un 10,7% en 2006. El ritmo de inversión en activos fijos se frenó en el segundo semestre de 2006, pero se reactivó a comienzos de 2007. El crecimiento de 9,7% registrado en India en 2006 se apoyó en la avidez del consumo y, sobre todo, de la inversión. En las economías recientemente industrializadas (Corea, la provincia china de Taiwan, la RAE de Hong Kong y Singapur), la capacidad de recuperación de la demanda externa estimuló la actividad, en particular en el sector de los artículos electrónicos. El crecimiento del PIB también mejoró en las cuatro economías del grupo ASEAN-4 (Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia).

El crecimiento en América Latina se aceleró de 4,6% en 2005 a 5,5% en 2006, lo que sitúa la tasa media de crecimiento de los últimos tres años en 5¼%, la cifra más alta desde finales de los años setenta. El crecimiento repuntó en Brasil y México, pero se mantuvo por debajo del promedio regional. Conforme avanzó la recuperación de América Latina, la demanda interna fue convirtiéndose en el principal motor de crecimiento. Las exportaciones netas han ejercido una presión a la baja sobre la actividad, en parte como consecuencia del menor crecimiento en Estados Unidos, que es el principal socio comercial de la región, aunque los exportadores de productos básicos siguieron beneficiándose del dinamismo de los precios mundiales de esos productos.

En las economías emergentes de Europa, el crecimiento ascendió a 6% en 2006. La demanda interna subió gracias a que el consumo se vio estimulado por el creciente nivel del empleo y de los salarios reales. Los déficits en cuenta corriente continuaron aumentando, aunque en la mayoría de los casos se financiaron sin dificultad con afluencias bancarias y con inversión extranjera directa. Sin embargo, la preocupación por los abultados déficits externos en Hungría y Turquía ha dado lugar a presiones bajistas sobre los tipos de cambio de ambos países y a un endurecimiento de las políticas monetarias. En la Comunidad de Estados Independientes —el grupo compuesto por 12 antiguas repúblicas soviéticas— el alza de los precios del petróleo y los productos básicos no combustibles alentaron la continua y rápida expansión de la actividad económica.

Para los países de Oriente Medio que exportan petróleo, 2006 fue otro año de crecimiento fuerte, con sólidos saldos externos y fiscales. Los ingresos petroleros siguieron aumentando con rapidez, el sector no petrolero mantuvo su ímpetu y los gobiernos planificaron gastos importantes en programas sociales e inversión en los sectores petrolero y no petrolero.

En África subsahariana el crecimiento se moderó en cierta medida en 2006 pero siguió siendo robusto, y los factores que lo impulsaron fueron la inversión interna, el aumento de la productividad y, en menor grado, el consumo del gobierno. Los mayores ingreso petroleros y el alivio de la deuda respaldaron el gasto público en muchos países. La inflación permaneció bajo control en la mayoría de los países, gracias a la aplicación de políticas macroeconómicas prudentes y a otra buena cosecha.

Los precios del petróleo siguieron siendo altos y volátiles. Tras llegar a un máximo de $76 por barril en agosto de 2006, el precio medio de entrega inmediata bajó en los meses posteriores debido a una combinación de factores: desaceleración de la demanda en los países industriales, recuperación de la oferta de los países que no pertenecen a la OPEP y cierto relajamiento de la tensiones geopolíticas. Sin embargo, los recortes de la producción de la OPEP después de noviembre y la reactivación de la demanda en el primer trimestre de 2007 provocaron un repunte de los precios. El recrudecimiento de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio encareció los precios aún más en marzo y abril de 2007, situándolos en $65 por barril a finales de abril. Los precios de los productos básicos no combustibles, encabezados por los metales, también registraron una escalada durante el segundo semestre de 2006 y los primeros cuatro meses de 2007, al igual que los precios de ciertos productos agrícolas básicos —en particular el maíz—, en parte como consecuencia de un posible aumento de la demanda de biocombustibles.

Muelle de contenedores, Hamburgo, Alemania.

Las políticas monetarias adoptadas por los países miembros del FMI reflejaron distintas posiciones en el ciclo económico. La Reserva Federal de Estados Unidos ha mantenido intacta la tasa de los fondos federales desde junio de 2006, para equilibrar el riesgo derivado del enfriamiento de la economía y la persistente preocupación en torno a la inflación. Con la inflación en Japón aún rondando cero, el Banco de Japón subió la tasa de intervención a 0,5%, con dos incrementos de un cuarto de punto cada uno, tras haber abandonado la política de tasa cero en julio de 2006. En cambio, el Banco Central Europeo y los bancos centrales de Europa fueron aplicando políticas monetarias cada vez más austeras. Algunos países de mercados emergentes —en especial China, India y Turquía—también endurecieron las condiciones monetarias; China y Turquía debido a preocupaciones por un crecimiento excesivamente rápido, e India por las inquietudes generadas por las presiones inflacionarias. En el caso de Turquía, el país también estaba respondiendo a presiones externas. En cuanto a las políticas fiscales, los países industriales lograron ciertos avances en la reducción de los déficits estructurales, sobre todo como resultado del inusitado y vigoroso aumento de los ingresos. No obstante, dado el envejecimiento de sus poblaciones, en el futuro estos países tendrán que efectuar más ajustes sustanciales para lograr la sostenibilidad fiscal.

En los mercados cambiarios, la desaceleración del crecimiento en Estados Unidos contribuyó a la caída del dólar de EE.UU. Entre mayo de 2006 y finales de abril de 2007, el dólar de EE.UU. se depreció 8,4% frente al euro y 9,5% frente a la libra esterlina. El yen también volvió a debilitarse a medida que las bajas tasas de interés estimulaban la salida de capitales. El renminbi se depreció ligeramente en términos efectivos reales, pese a una leve aceleración de su ritmo de apreciación nominal frente al dólar de EE.UU. y a que el superávit en cuenta corriente de China subió una vez más y se situó en 9½% del PIB en 2006. En general, las condiciones de los mercados cambiarios se mantuvieron en orden y la volatilidad siguió siendo baja.

La estabilidad de los mercados financieros siguió estando apuntalada por las favorables perspectivas de la economía mundial. Pese a episodios de nerviosismo en mayo y junio de 2006 y luego en febrero y marzo de 2007, la volatilidad del mercado permaneció en niveles bajos. Los desencadenantes del último episodio fueron una serie de factores en medio de una creciente preocupación por el efecto de la rápida desaceleración del mercado inmobiliario estado-unidense en los valores vinculados a la vivienda, dado el aumento de los atrasos y las tasas de incumplimiento de pago de las hipotecas, sobre todo de las otorgadas a prestatarios de menor calidad (alto riesgo).

Los diferenciales de los bonos empresariales permanecieron en niveles bajos. La solidez de los balances de las empresas, con amplias reservas de efectivo, dio lugar a una ola de fusiones y adquisiciones de compañías. Este fenómeno, junto con las inesperadamente altas utilidades que obtuvieron las empresas, contribuyó a los rendimientos de dos cifras registrados en la mayoría de los mercados bursátiles mundiales, con la notable excepción de Japón (gráfico 1.3). Durante el ejercicio 2007 del FMI, el índice S&P 500 subió 13,1% y el Eurofirst 300 avanzó 13,9%, en tanto que el Topix retrocedió 0,9%.

Gráfico 1.3Evolución de los mercados de acciones

(1 de mayo de 2006 = 100)

Fuente: Bloomberg L.P.

En los mercados emergentes3, los diferenciales de rendimiento se redujeron a mínimos históricos (gráfico 1.4). El mercado se sustentó en las continuas mejoras de la calidad del crédito (los ascensos de categoría fueron mucho más numerosos que los descensos), más acuerdos de recompra de deuda soberana (incluida la reducción continua del saldo de bonos Brady) y la disminución de las emisiones soberanas. Los inversionistas mundiales asignaron más activos en los mercados emergentes locales. Los flujos netos a los mercados bursátiles emergentes fluctuaron. Concretamente, se observaron salidas fuertes durante las correcciones de mayo y junio de 2006 y febrero y marzo de 2007, registrándose las salidas más acusadas en los mercados que habían acaparado más flujos. Sin embargo, los valores bursátiles en los mercados emergentes arrojaron rendimientos importantes, reflejados en un aumento de 15,2% en el índice MSCI de acciones en moneda local de los mercados emergentes entre el 1 de mayo de 2006 y finales de abril de 2007.

Gráfico 1.4Diferenciales de riesgo soberano

(Puntos básicos)

Fuente: JPMorgan Chase & Co.

Aspectos destacados de la labor del Directorio Ejecutivo

El denominador común de las actividades realizadas por el FMI durante el ejercicio 2007 fue la continua aceleración de la globalización, el reto más importante que enfrentan la institución y sus países miembros en los albores del siglo XXI. Teniendo presente este desafío, el Directorio Ejecutivo logró avances considerables hacia el logro de los objetivos básicos enunciados en la Estrategia a Mediano Plazo del FMI: reforzar y modernizar la supervisión, buscar nuevas formas de apoyar a los países de mercados emergentes, profundizar la labor del FMI en los países de bajo ingreso, reformar la estructura de gobierno y reforzar la gestión interna para potenciar la eficiencia y eficacia del FMI como institución y encauzar las finanzas del FMI en un marco sostenible4.

Refuerzo y modernización de la supervisión

Para atender las necesidades de los países miembros, la supervisión habrá de ser focalizada, franca, transparente e imparcial, y habrá de someterse a un proceso de rendición de cuentas y prestar debida atención a los efectos de desbordamiento en otros países. En el ejercicio 2007, el Directorio Ejecutivo tomó medidas para reforzar y modernizar el marco de supervisión. Inició un examen de la Decisión de 1977 sobre la Supervisión de las Políticas de Tipo de Cambio —el marco adoptado por el Directorio en 1977 con el fin de orientar la labor del FMI en ese ámbito— para garantizar que refleje las prácticas óptimas y que establezca una visión coherente sobre la función básica del FMI. En el examen, los directores ejecutivos coincidieron en cuestiones importantes y, durante el período que abarca este informe, buscaron el consenso en otros aspectos. Asimismo, analizaron posibilidades para fijar prioridades más explícitas en materia de supervisión y para dotar de mayor rigor a las metodologías que el FMI utiliza para evaluar la eficacia de la supervisión.

El Directorio Ejecutivo apoyó varias innovaciones en la forma de ejercer la supervisión. Una de ellas fue la primera consulta multilateral, cuyo objetivo principal fue generar consenso y cooperación en torno a la manera de reducir los desequilibrios mundiales sin menoscabar el vigoroso crecimiento mundial. Por otro lado, se fortaleció el marco para la supervisión del sector financiero y los mercados de capitales, basándose en parte en las recomendaciones de un grupo interno de trabajo sobre la manera de incluir el sector financiero en la supervisión que realiza el FMI. El grupo de trabajo instó a la institución a aprovechar mejor el Programa de Evaluación del Sector Financiero (una iniciativa conjunta del FMI y el Banco Mundial que se describe en detalle en el capítulo 2) en el contexto de la supervisión de los países y a prestar más atención a los vínculos entre el sector financiero y la macroeconomía. Tal como se planteó en la Estrategia a Mediano Plazo, las herramientas analíticas del FMI se utilizaron con más regularidad para detectar los efectos de desbordamiento entre países y para extraer enseñanzas en materia de políticas, en tanto que la supervisión en el plano regional siguió ampliándose, con miras a comprender más a fondo la forma en que la evolución de las regiones incide en las economías nacionales y en la economía mundial. El Directorio Ejecutivo recomendó intensificar la supervisión de los países y exhortó al personal de la institución a concentrarse en los riesgos más graves que enfrentan los países miembros y en las cuestiones básicas del cometido de la institución. El FMI asimismo experimentó con consultas del Artículo IV simplificadas en el caso de un pequeño grupo de países.

La carestía del petróleo complicó la formulación de las políticas, y el Directorio Ejecutivo asesoró a los países tanto exportadores como importadores de crudo sobre las respuestas adecuadas en materia de políticas, teniendo en cuenta que el aumento de la demanda, las limitaciones de la producción y las perturbaciones de la oferta podrían constituir una amenaza para el crecimiento mundial o alimentar presiones inflacionarias. El Directorio Ejecutivo continuó haciendo hincapié en la necesidad de invertir más en el sector petrolero y alentó a los países miembros a trasladar los precios internacionales a los consumidores para evitar una distorsión de las tendencias de consumo.

Las deliberaciones del Directorio Ejecutivo sobre Perspectivas de la economía mundial y el informe sobre la estabilidad financiera mundial (Global Financial Stability Report) —los instrumentos básicos mediante los cuales el FMI ejerce la supervisión mundial— y sobre otros asuntos relacionados con las actividades de supervisión que el FMI realizó en el ejercicio 2007 se describen en más detalle en el capítulo 2.

Respaldo a los programas

Muchas economías de mercados emergentes han afianzado sus políticas, abordado los problemas de vulnerabilidad y mejorado las estructuras de sus deudas. Algunas de estas economías —sobre todo en Asia— han acumulado abundantes reservas y han ampliado el alcance de los mecanismos regionales de mancomunación de reservas. Las perspectivas para las economías de mercados emergentes siguen siendo positivas, y se prevé que continúen la coyuntura financiera favorable y el crecimiento sólido. Así, la mayoría de estas economías ahora puede recurrir a los mercados financieros internacionales para satisfacer sus necesidades de financiamiento del próximo año, y su demanda de préstamos del FMI ha disminuido sustancialmente. No obstante, los fundamentos macroeconómicos aún varían mucho entre las economías de mercados emergentes y persisten los factores de vulnerabilidad.

En el ejercicio 2007, el Directorio Ejecutivo estudió formas de consolidar el apoyo que el FMI brinda a las economías de los mercados emergentes. Al depender cada vez más de las corrientes internacionales de capital, estas economías tienen un interés especial en que la supervisión del sector financiero y de los mercados de capital se profundice para facilitar la prevención de las crisis. El Directorio Ejecutivo también avanzó en la creación de un instrumento mediante el cual las economías de mercados emergentes que apliquen políticas prudentes podrían tener acceso a financiamiento en el caso de que se produjera una pérdida transitoria de liquidez. Reconociendo que las políticas que adopta un país son fundamentales para prevenir las crisis, el Directorio Ejecutivo examinó un estudio preparado por el personal técnico sobre los orígenes y los costos de los shocks y sobre las políticas más apropiadas para proteger los países.

El Directorio Ejecutivo también examinó vías para profundizar el trabajo del FMI en los países de bajo ingreso, en colaboración con el Banco Mundial, concentrándose en ayudarlos a alcanzar la estabilidad macroeconómica y acelerar el crecimiento dado que es en estos ámbitos en que el FMI está mejor preparado para ayudarlos a avanzar hacia la reducción de la pobreza y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En los últimos años, el FMI ha ampliado los tipos de financiamiento y otros instrumentos que ofrece a los países de bajo ingreso. En el ejercicio 2007, el Directorio Ejecutivo se preocupó de encontrar maneras de ayudar a que los países que obtuvieron alivio de la deuda —mediante la Iniciativa para la Reducción de la Deuda de los Países Pobres muy Endeudados (PPME) y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM)— eviten la reacumulación de cargas de deuda insostenible. El Directorio brindó asesoramiento con respecto a la adopción de políticas macroeconómicas que permitan a los países de bajo ingreso utilizar eficazmente la ayuda, y examinó un informe de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI; véase el recuadro 5.3) sobre las recomendaciones y las medidas del FMI en el pasado con respecto a los flujos de ayuda para África subsahariana (la conclusiones del OEI se analizan en el capítulo 3). Dado que el comercio es un factor decisivo para el desarrollo de los países de bajo ingreso, el Directorio Ejecutivo exhortó a los países miembros a buscar una conclusión satisfactoria de la Ronda de Doha de negociaciones comerciales multilaterales. El FMI también siguió ofreciendo asistencia técnica en temas tales como la reforma tributaria y de aduanas para que los países de bajo ingreso puedan acceder a todas las ventajas de la liberalización del comercio, y estuvo dispuesto a proporcionar asistencia financiera a los países que pudieran verse perjudicados a corto plazo por la liberalización comercial de otros países.

En el capítulo 3 (cuadro 3.1) se enumeran los instrumentos mediante los cuales el FMI proporciona asistencia financiera y de otro tipo a los países miembros, y se amplía la información sobre las actividades de concesión de préstamos del FMI y otros tipos de respaldo a los programas en el ejercicio 2007.

Cuadro 3.1Servicios financieros del FMI
Condiciones de recompra (reembolso)3
Servicio de crédito

(Año de adopción)
ObjetivoCondicionesEscalonamiento y seguimiento1Límites de acceso1Cargos2Calendario de

reembolso

(Años)
Calendario de

expectativas

(Años)
Pagos
Tramos de crédito y Servicio Ampliado del FMI4
Acuerdos de Derecho de Giro (1952)Asistencia a mediano plazo a los países para superar dificultades de balanza de pagos a corto plazo.Adoptar medidas de política que infundan confianza en que el país miembro podrá superar las dificultades de balanza de pagos en un plazo razonable.Compras trimestrales (desembolsos) con sujeción a la observancia de criterios de ejecución y otras.Anual: 100% de la cuota; acumulativo: 300% de la cuota.Tasa de cargos más sobretasa (100 centésimas de punto porcentual sobre los montos superiores al 200% de la cuota; 200 centésimas de punto porcentual sobre sumas equivalentes al 300%)5.3¼–52¼–4Trimestral
Servicio Ampliado del FMI (1974) (acuerdos ampliados)Asistencia a más largo plazo en respaldo de las reformas estructurales aplicadas por los países miembros para superar dificultades de balanza de pagos a largo plazo.Adoptar un programa trienal, con reformas estructurales, y un programa detallado de medidas de política que deberán adoptarse durante el primer período de 12 meses.Compras trimestrales y semestrales (desembolsos) con sujeción a la observancia de criterios de ejecución y otras condiciones.Anual: 100% de la cuota; acumulativo: 300% de la cuota.Tasa de cargos más sobretasa (100 centésimas de punto porcentual sobre los montos superiores al 200% de la cuota, 200 centésimas de punto porcentual sobre los montos superiores al 300%)5.4½–104½–7Semestral
Servicios especiales
Servicio de Complementación de Reservas (1997)Asistencia a corto plazo para superar dificultades de balanza de pagos relacionadas con una pérdida de confianza de los mercados.Disponible solamente en el marco de un Acuerdo de Derecho de Giro o un Acuerdo Ampliado con un programa conexo y con medidas reforzadas de política a fin de recuperar la confianza de los mercados.Servicio disponible durante un año; acceso concentrado al comienzo del programa con dos o más compras (desembolsos).No se aplican límites de acceso; este servicio se utiliza únicamente si el acceso en el marco de un acuerdo ordinario conexo supera el límite anual o acumulativo.Tasa de cargos más sobretasa (300 centésimas de punto porcentual; aumento de 50 centésimas de punto porcentual al año a partir del primer desembolso y de cada semestre posterior al llegar a un nivel máximo de 500 centésimas de punto porcentual).2½–32–2½Semestral
Servicio de Financiamiento Compensatorio (1963)Asistencia a mediano plazo para hacer frente a una insuficiencia temporal de ingresos de exportación o un exceso de costo de la importación de cereales.Disponible únicamente si la insuficiencia o el exceso están en gran medida fuera del control de las autoridades y el país miembro tiene en vigor un acuerdo al cual se aplica la condicionalidad de los tramos superiores de crédito, o si su situación de balanza de pagos, excluido el exceso/insuficiencia, es satisfactoria.Generamente los fondos se desembolsan a lo largo de un perídodo de seis meses, de conformidad con el escalonamiento previsto en el acuerdo.45% de la cuota para cada uno de los dos componentes (exportación y cereales). El límite global para ambos componentes es 55%.Tasa de cargos.3¼–52¼–4Trimestral
Asistencia de emergenciaAsistencia para superar dificultades de balanza de pagos relacionadas con:Ninguno, aunque la asistencia en situación de posconflicto puede escalonarse en dos o más compras.Se limita, en general, al 25% de la cuota, si bien pueden proporcionarse montos superiores de hasta un 50% de la cuota en casos excepcionales.Tasa de cargos; sin embargo, la tasa de cargos puede subvencionarse hasta un 0,5% anual, con sujeción a la disponibilidad de recursos.3¼–5No se aplicaTrimestral
1) Catástrofes naturales (1962)Catástrofes naturales.Esfuerzos razonables por superar las dificultades de balanza de pagos.
2) Situación de posconflicto (1995)Las secuelas de disturbios civiles, tensiones políticas o conflictos internacionales armados.Se centra la atención en el desarrollo de la capacidad institucional y administrativa con miras a lograr un acuerdo en los tramos superiores de crédito o en el marco del SCLP.
Servicios para países miembros

de bajo ingreso
Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (1999)Asistencia a más largo plazo para superar dificultades arraigadas de balanza de pagos de carácter estructural; tiene por objeto lograr un crecimiento sostenido para reducir la pobreza.Adopción de un programa trienal en el marco del SCLP. Los programas respaldados por el SCLP se basan en un Documento de Estrategia de Lucha contra la Pobreza preparado por el país en un proceso participativo y comprenden medidas macroeconómicas, estructurales y de lucha contra la pobreza.Desembolsos semestrales (o a veces trimestrales) sujetos al cumplimiento de los criterios de ejecución y a revisión.140% de la cuota; 185% de la cuota en casos excepcionales.0,5%5½–10No se aplicaSemestral
Servicio para Shocks Exógenos (2006)Asistencia a corto plazo para hacer frente a una necesidad transitoria de balanza de pagos atribuible a un shock exógeno.Adoptar un programa a 1–2 años que incluya medidas de ajuste macroeconómico que permitan al país miembro hacer frente al shock y reformas estructurales consideradas como importantes para lograr el ajuste o mitigar el impacto de shock futuros.Desembolsos semestrales o trimestrales) de cumplirse los criterios de ejecución y, en la mayoría de los casos, de completarse un examen.Anual: 25% de la cuota; acumulativo: 50% de la cuota, salvo en casos del excepcionales.0,5%5½–10No se aplicaSemestral

Con la excepción del SCLP, el crédito del FMI se financia con el capital suscrito por los países miembros; a cada país miembro se le asigna una cuota que representa su compromiso financiero. Los países miembros pagan una parte de su cuota en moneda extranjera aceptable por el FMI —o DEG (véase el recuadro 3.1)— y el resto en su propia moneda. El país prestatario efectúa un giro o se le desembolsan recursos mediante la compra al FMI de activos en moneda extranjera contra el pago en su propia moneda. El país prestatario reembolsa el préstamo mediante la recompra de su moneda al FMI con moneda extranjera. Véase el recuadro CD-3.1 en el CD-ROM sobre el mecanismo de financiamiento del FMI. El crédito en el marco del SCLP se financia por medio de una cuenta fiduciaria aparte.

La tasa de cargos sobre los fondos desembolsados con cargo a la Cuenta de Recursos Generales (CRG) se fija en un margen por encima de la tasa de interés semanal del DEG. La tasa de cargos se aplica al saldo diario de todos los giros contra la CRG pendientes de recompra durante cada trimestre financiero del FMI. Además, se cobra una comisión de giro por única vez de 0,5% sobre cada giro contra los recursos del FMI en la CRG, salvo los giros en el tramo de reserva. Se cobra una comisión inicial (25 puntos básicos sobre los montos comprometidos hasta llegar al 100% de la cuota y 10 puntos básicos sobre montos superiores) sobre la suma que puede girarse durante cada período (anual) en el marco de un Acuerdo de Derecho de Giro o un Acuerdo Ampliado; la comisión se reembolsa proporcionalmente a medida que se efectúan los giros posteriores en el marco del acuerdo.

En el caso de las compras efectuadas después del 28 de noviembre de 2000, se espera que los países miembros efectúen las recompras (reembolsos) de conformidad con el calendario de expectativas; a solicitud del país miembro, el FMI puede modificar el calendario de expectativas de recompra si el Directorio Ejecutivo conviene en que la situación de balanza de pagos del país en cuestión no ha mejorado lo suficiente para efectuar las recompras.

Los tramos de crédito se refieren al monto de las compras (desembolsos) como proporción de la cuota del país miembro en el FMI; los desembolsos de hasta el 25% de la cuota se efectúan en el marco del primer tramo de crédito y requieren que el país miembro demuestre que está haciendo esfuerzos razonables por superar sus problemas de balanza de pagos. Las solicitudes para efectuar desembolsos superiores al 25% se denominan giros en el tramo superior de crédito; se efectúan en plazos a medida que el prestatario cumple ciertos criterios de ejecución. Por lo general, estos desembolsos están vinculados a un Acuerdo de Derecho de Giro o a un Acuerdo Ampliado. El acceso a recursos del FMI fuera de un acuerdo es muy poco frecuente y no está prevista ninguna modificación en ese sentido.

Las sobretasas se establecieron en noviembre de 2000.

Con la excepción del SCLP, el crédito del FMI se financia con el capital suscrito por los países miembros; a cada país miembro se le asigna una cuota que representa su compromiso financiero. Los países miembros pagan una parte de su cuota en moneda extranjera aceptable por el FMI —o DEG (véase el recuadro 3.1)— y el resto en su propia moneda. El país prestatario efectúa un giro o se le desembolsan recursos mediante la compra al FMI de activos en moneda extranjera contra el pago en su propia moneda. El país prestatario reembolsa el préstamo mediante la recompra de su moneda al FMI con moneda extranjera. Véase el recuadro CD-3.1 en el CD-ROM sobre el mecanismo de financiamiento del FMI. El crédito en el marco del SCLP se financia por medio de una cuenta fiduciaria aparte.

La tasa de cargos sobre los fondos desembolsados con cargo a la Cuenta de Recursos Generales (CRG) se fija en un margen por encima de la tasa de interés semanal del DEG. La tasa de cargos se aplica al saldo diario de todos los giros contra la CRG pendientes de recompra durante cada trimestre financiero del FMI. Además, se cobra una comisión de giro por única vez de 0,5% sobre cada giro contra los recursos del FMI en la CRG, salvo los giros en el tramo de reserva. Se cobra una comisión inicial (25 puntos básicos sobre los montos comprometidos hasta llegar al 100% de la cuota y 10 puntos básicos sobre montos superiores) sobre la suma que puede girarse durante cada período (anual) en el marco de un Acuerdo de Derecho de Giro o un Acuerdo Ampliado; la comisión se reembolsa proporcionalmente a medida que se efectúan los giros posteriores en el marco del acuerdo.

En el caso de las compras efectuadas después del 28 de noviembre de 2000, se espera que los países miembros efectúen las recompras (reembolsos) de conformidad con el calendario de expectativas; a solicitud del país miembro, el FMI puede modificar el calendario de expectativas de recompra si el Directorio Ejecutivo conviene en que la situación de balanza de pagos del país en cuestión no ha mejorado lo suficiente para efectuar las recompras.

Los tramos de crédito se refieren al monto de las compras (desembolsos) como proporción de la cuota del país miembro en el FMI; los desembolsos de hasta el 25% de la cuota se efectúan en el marco del primer tramo de crédito y requieren que el país miembro demuestre que está haciendo esfuerzos razonables por superar sus problemas de balanza de pagos. Las solicitudes para efectuar desembolsos superiores al 25% se denominan giros en el tramo superior de crédito; se efectúan en plazos a medida que el prestatario cumple ciertos criterios de ejecución. Por lo general, estos desembolsos están vinculados a un Acuerdo de Derecho de Giro o a un Acuerdo Ampliado. El acceso a recursos del FMI fuera de un acuerdo es muy poco frecuente y no está prevista ninguna modificación en ese sentido.

Las sobretasas se establecieron en noviembre de 2000.

Fortalecimiento de las capacidades

Conforme la supervisión en el plano nacional se ha focalizado mejor, la estrecha relación entre la supervisión y el fortalecimiento de las capacidades se ha hecho más evidente. La asistencia técnica y la capacitación que brinda el FMI pueden ayudar a los países miembros a poner en práctica las recomendaciones de políticas que reciben en el curso de la supervisión. En el ejercicio 2007, las labores siguieron centrándose en garantizar que la asistencia técnica y la capacitación se compaginan mejor con las prioridades del FMI y de los países beneficiarios, y se coordinan con los servicios prestados por terceros.

Dada la imperiosa necesidad de fortalecer aún más las capacidades en los países en desarrollo, se inauguró en Gabón el Centro Regional de Asistencia Técnica en África Central (AFRITAC) para atender a los países de esa zona, y en India se estableció un nuevo programa regional de capacitación. El nuevo AFRITAC —tercer centro de asistencia técnica regional en África y sexto en el mundo— complementará las actividades de los AFRITAC oriental y occidental. El centro de capacitación en India es el séptimo a escala mundial; los otros centros regionales de capacitación están en África, América Latina, Asia oriental, Europa y Oriente Medio. Junto con el Banco Mundial, el FMI empezó a trazar un plan para que las economías de mercados emergentes y los países de bajo ingreso elaboren estrategias de deuda a mediano plazo que promuevan el fortalecimiento de las capacidades, para así ayudarlos a evitar la reacumulación de deuda insostenible.

El proceso para la asignación de los recursos de asistencia técnica se mejoró con la introducción de planes a mediano plazo de índole regional que formarán parte del proceso presupuestario del FMI. Por otro lado, el Directorio empezó a analizar formas de garantizar que, aun con el aumento de la demanda, el fortalecimiento de las capacidades cuenta con un financiamiento adecuado.

Reforma del régimen de cuotas y representación

Para acrecentar su legitimidad, el FMI ha de brindar a todos los países miembros una representación que sea verdadera y que se perciba como tal. Por lo tanto, en el ejercicio 2007 el Directorio Ejecutivo emprendió un proceso de reformas fundamentales del régimen de cuotas y representación —una de las metas centrales de la Estrategia a Mediano Plazo— para procurar que las cuotas reflejen con mayor fidelidad el peso económico de los países en la economía mundial y para elevar la participación y la voz de los países de bajo ingreso.

En su comunicado del 22 de abril de 2006, el Comité Monetario y Financiero Internacional (CMFI) subrayó la importancia de reformar la estructura de gobierno del FMI para salvaguardar su eficacia y credibilidad como institución de cooperación, y solicitó al Directorio Ejecutivo propuestas concretas al respecto en las Reuniones Anuales de septiembre de 2006. En respuesta a las recomendaciones del Directorio Ejecutivo5, el 18 de septiembre de 2006, la Junta de Gobernadores adoptó una resolución sobre el régimen de cuotas y representación, en virtud de la cual se efectuaron aumentos ad hoc de las cuotas de China, Corea, México y Turquía, los cuatro países más claramente subrepresentados, presentando además un conjunto de reformas de mayor alcance que concluirán, de ser posible, antes de las Reuniones Anuales de 2007 y, a más tardar, en las Reuniones Anuales de 20086.

Una vez alcanzado el acuerdo en torno a la Resolución, se puso en marcha un programa de trabajo que abarcaba consultas con los países miembros y debates de carácter oficial y oficioso en el Directorio Ejecutivo sobre los distintos elementos del conjunto de reformas. En un debate preliminar celebrado en enero de 2007, el Directorio avaló en general el marco global propuesto por el personal técnico del FMI para enmendar el Convenio Constitutivo de la institución en lo relativo a un aumento de los votos básicos7. También consideró el aumento de la dotación de personal de las oficinas de los directores ejecutivos que representan a grupos grandes de países, a saber, las dos representaciones de África subsahariana (véase el capítulo 5, nota 58). Además, el Directorio debatió informalmente en dos ocasiones los principios de la nueva fórmula de cálculo de las cuotas que será la base de la segunda ronda de aumentos ad hoc. En su comunicado del 14 de abril de 2007, el CMFI encomió los avances logrados hasta esa fecha y pidió al Directorio Ejecutivo que prosiguiera su labor sobre el conjunto de medidas de reforma como cuestión prioritaria.

Una niña en un autobús en Tanzanía.

Comunicación y transparencia

En la Estrategia a Mediano Plazo se destaca la importancia de la comunicación y la transparencia a la hora de mejorar la eficacia de la supervisión y de generar apoyo para las políticas económicas sólidas. El Directorio Ejecutivo desempeña un papel decisivo en las actividades de comunicación del FMI, ya que determina la orientación estratégica, realiza exámenes regulares de la estrategia de comunicación (el quinto examen se inició en el ejercicio 2007) y, en términos más generales, aprueba el presupuesto del FMI, en el que se consignan los recursos para comunicación y relaciones externas. En el ejercicio 2007, el Directorio definió medidas concretas para reforzar los vínculos entre las operaciones y la actividades de comunicación del FMI y para realzar el efecto de estas últimas, por ejemplo incrementando la disponibilidad de documentos básicos del FMI en idiomas distintos del inglés, como se explica en más detalle en el capítulo 5. La Comisión del Directorio Ejecutivo sobre el Informe Anual dio pasos para que el texto sea un instrumento de comunicación más eficaz no solo para las partes que mantienen un interés oficial en el FMI, sino también para un público más amplio8.

Los directores ejecutivos impulsaron la iniciativa para incrementar la transparencia del FMI. En el ejercicio 2006, pidieron al personal técnico que publique actualizaciones anuales sobre la ejecución de la política de transparencia de la institución. En la segunda actualización, difundida en febrero de 2007, se observa que el número de países miembros que optan por publicar —la publicación es voluntaria— todos los informes sobre sus economías y sobre el uso de los recursos del FMI aumentó de 136 en 2005 a 142 en 2006, y que el porcentaje de publicación de esos informes se incrementó por tercer año consecutivo.

Mejoramiento del gobierno interno

El FMI se ha comprometido a ser una institución más eficaz en función de los costos, sin sacrificar su capacidad para lograr los resultados trascendentales enunciados en la Estrategia a Mediano Plazo. De ahí que toda la institución —el Directorio, la gerencia y los empleados— esté realizando un esfuerzo mancomunando en aras de la eficiencia.

Como se indica en el capítulo 5, en el ejercicio 2007 el FMI siguió limitando estrictamente el gasto administrativo. El presupuesto a mediano plazo prevé un aumento igual a cero, en términos reales, para el ejercicio 2007, y reducciones reales para los ejercicios 2008 y 2009. Se emprendieron varias iniciativas para que el FMI cumpla sus funciones de manera más eficiente y a menor costo, tales como un aumento de la contratación de servicios con terceros, la contratación de servicios de apoyo en el extranjero y una reexaminación de los gastos por viajes.

En el curso del año, el FMI tomó medidas para reforzar el marco para la gestión del riesgo. El Directorio Ejecutivo analiza periódicamente las políticas de gestión de riesgo de la institución, y en 2006 adoptó medidas para implantar un sistema general de evaluación de riesgos basado en las recomendaciones de un grupo de trabajo.

Las medidas se centran en cuatro categorías generales de riesgos, según afecten la estrategia, el cometido básico, las finanzas o las operaciones de la institución. En el ejercicio 2007, el FMI realizó el primer ejercicio de evaluación de riesgos, que sirvió para determinar los principales riesgos que enfrenta el FMI y las medidas que existen para mitigarlos. En sus deliberaciones, los directores ejecutivos hicieron hincapié en su función supervisora y su crucial responsabilidad fiduciaria con respecto a la gestión del riesgo del FMI.

El Directorio Ejecutivo también simplificó los procedimientos del FMI, prolongando los intervalos entre la mayoría de los exámenes de las políticas, aunando ciertos informes y eliminando otros. Consideró un informe sobre la colaboración entre el Banco Mundial y el FMI, que fue elaborado por un comité externo de evaluación creado por las gerencias de ambas instituciones para señalar posibles mejoras en la interacción de los dos organismos que le permitan al FMI brindar a los países miembros asesoramiento en materia de políticas y servicios de fortalecimiento de las capacidades de una manera más eficaz y eficiente (véase el capítulo 5). Por otro lado, el Directorio examinó el informe preparado por la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) sobre el FMI y la ayuda que recibe África subsahariana, y avaló varias recomendaciones que a su juicio le permitirían al FMI mejorar sus políticas y operaciones en esa región (capítulo 3).

Examen de las finanzas del FMI

En mayo de 2006, el Director Gerente nombró una Comisión de Notables a la que se le encomendó analizar el modelo de ingresos del FMI. En su informe, divulgado y sometido al Directorio Ejecutivo en enero de 2007, la Comisión concluye que el actual modelo, según el cual la principal fuente de ingresos del FMI es el interés devengado de los préstamos, no es adecuado, dadas las muy variadas funciones y responsabilidades de la institución9. La Comisión recomendó un nuevo conjunto de medidas relativas a los ingresos, como la ampliación de las directrices de inversión y las operaciones, la creación de una dotación de fondos a partir de ventas limitadas del oro del FMI y el cobro por los servicios prestados a los países miembros. En su reunión de abril de 2007, el CMFI indicó que el informe de la Comisión constituía “una base sólida para seguir desarrollando un nuevo modelo destinado a ampliar la base de ingresos”. El Directorio está elaborando un modelo que pueda contar con el apoyo general de todos los países miembros.

    Other Resources Citing This Publication